martes 26/10/21

Adiós al Libro de Familia, que desde hoy deja de expedirse en formato físico y pasa al digital

Para quien no esté familiarizado con las nuevas tecnologías, el Gobierno mantendrá la validez de los documentos expedidos hasta ahora
Familias con el apellido de la madre primero, libro de familia de José Luis y Pilar. F. Otero Perandones.
Un Libro de Familia. FERNANDO OTERO
Adiós al Libro de Familia. El popular documento pasa a la historia desde hoy. Los registros españoles dejarán de tramitarlo en formato físico para dar paso a su versión digital. Para quien no esté familiarizado con las nuevas tecnologías, el Gobierno mantendrá la validez de los documentos expedidos hasta ahora.
¿Por qué desaparece el Libro de Familia? La razón es que hoy entra en vigor la Ley 20/2011, de 21 de julio, del Registro Civil, una norma que desde el año 2011 ya preveía la no expedición de este documento al perder sentido "dentro del modelo moderno" configurado por la nueva normativa.
Sin embargo, los expedidos con anterioridad a esa fecha seguirán siendo válidos.
Las nuevas tramitaciones serán a través de este formato digital, que ha sido muy bien recibido por los abogados de familia. "Tras un divorcio, el Libro de Familia se convertía en motivo de controversia: las parejas se peleaban por tener el original. Con el nuevo formato, se podrá acceder a toda la información sin recurrir al Registro Civil para pedir un duplicado, un trámite que en ocasiones no resultaba sencillo", explica la presidenta de este cuerpo de letrados, María Dolores Lozano.
El Libro de Familia fue creado el 15 de noviembre de 1915 mediante una ley firmada por Alfonso XIII. Al precio de una peseta a finales de ese mismo año se expedieron los primeros docuemntos. Todas las parejas recién casadas recibían su particular libro con páginas para anotar el nacimiento de los futuros hijos y las defunciones.
El primer gran cambio del documento fue a comienzos de la dictadura de Franco. A partir de 1940, el Libro de Familia comenzó a llevar las fotos del esposo y la esposa en tamaño carnet colocadas a ambos lados de la doble página de la inscripción del matrimonio. La moda se pasó y a partir de 1960 la inclusión de las imágenes dejó de ser obligatoria.
Franco utilizó este documento con fines de control. El régimen no veía con buenos ojos las relaciones entre parejas no casadas así que optaban por pedir el Libro de Familia en las recepciones de los alojamientos.
"Los solían pedir en los hoteles a las parejas jóvenes para comprobar que estaban debidamente casados", recuerda Alberto Calvo Meijide, profesor titular de Derecho Civil en la Universidad CEU San Pablo, en una entrevista a ABC. El régimen obligaba a añadir los datos laborales del matrimonio como condición para solicitar los subsidios del Gobierno.
El primer gran cambio vino en democracia, en 1981. Las madres solteras obtuvieron, por fin, el Libro de Familia en el que constara la filliación de los hijos naturales. El otro gran cambio vino en 2005 con la aprobación del matrimonio homosexual. Las líneas en donde deben figurar los nombres de los contrayentes van desde entonces precedidas de "D./Dª" (don/doña).
Esto permite su utilización por parejas del mismo sexo.
Con la ley de Registro Civil aprobada en 2011 y cuya entrada en vigor ha sido prorrogada en varias ocasiones hasta el día de hoy, el Libro de Familia pasa a la historia. Los datos de las nuevas familias dejarán de tener presencia en el papel y será simples códigos alfanuméricos.
Así será el funcionamiento para los recién nacidos y para aquellos que los soliciten.

Adiós al Libro de Familia, que desde hoy deja de expedirse en formato físico y pasa al...
Comentarios