jueves. 09.02.2023
NOS COJE ya muy mayores para esperar que los Reyes Magos, en el supuesto de que les de por visitar la Catedral, aparquen sus camellos en León. Como todos estamos aprendiendo día a día, León es tierra de escasa promisión. No da más que para unos pocos y todo intento de adaptación o de extensión, tanto da que sea cultural como económico, falla por do más pecado hay: Por la muy calculada técnica intelectual y estructural de quienes disponen de los medios necesarios para poner en marcha la carreta de bueyes de la provincia. Por lo regular y desde los tiempos de Galba y su Legio Séptima, los leoneses lo esperaron todo o casi todo de la Providencia, de la Lotería o de la Virgen del Camino, su santa Patrona. Y así que conseguían clausurar un ejercicio, fuera éste boyante o perezoso, reiteraban el deseo de cambiar de vida, de vaca y de manera de matar las pulgas regionales. Y no es, claro, que el leonés no mueva una paja para salir de sus muchas dudas, de sus perezas, de sus desidias e indiferencias, que, como es notorio, el leonés resulta un trabajador eficaz y persistente y sus hombres de números o de letras acaban sobresaliendo, así que se salen de sus fronteras tradicionales. Y ante la persistencia de su escasa o torpe eficacia política, por ejemplo, se encomienda a los Reyes Magos y hasta organiza cabalgatas para animar a la providencia a que tanto esfuerzo, tantísimo sacrificio en vano enmiende sus estímulos y nos depare el oro, el incienso y la mirra, que necesitamos. Y como cada poblado de la Península hace de su capa un sayo y en caso de peligro se encomienda a sus santos particulares, así que suenan las campanadas del reloj único nacional, que es el de la Puerta del Sol (por cierto debido a un técnico en relojería, el técnico Sr. Losada) se encierra en sí mismo y procede a hacer un examen de conciencia y a trazar las líneas programáticas del año futuro. Conviene empezar por uno mismo, nos decimos los que estamos obligados por vocación y por devoción a examinar a los demás y digo, declaro, confieso que naturalmente he cometido todos los errores que se me atribuyan, pero nunca aquellas falsedades, o errores de los demás. He dicho, escrito y proclamado lo que en verdad he tenido el placer y la intención de escribir o de proclamar. Y que se me atribuyan desviaciones ajenas, tal vez con el único propósito de concitar resquemores contra uno, resulta inadmisible y notoriamente punible. Somos cada unos y cada otros, lo que verdaderamente somos, amamos y rechazamos aquel lío que libremente hemos denunciado y sostenido y ni las presiones políticas ni los equívocos inmeditados de los demás habrán de quebrantar nuestras fidelidades a la verdad, a la justicia y a la belleza. Este será, esto es, el compañero del alma compañero de todas nuestras andanzas. Y estas debieran ser las líneas programáticas de todos los amados miembros de una comunidad, la leonesa, que se merece años más prósperos. ¡Feliz año 2006 para todos! Visita a la Diputación La Fiscal Jefe de la Audiencia Provincial de León, Lourdes Rodríguez Rey, visitó ayer las instalaciones de la Diputación Provincial, en el marco de la ronda de encuentros institucionales que mantiene estos días con los principales responsables de la vida política y social de la provincia, ante la proclamación de su cargo. Lourdes Rodríguez despachó en el Palacio de los Guzmanes con Javier García-Prieto, máximo responsable del gobierno provincial, y con el vicepresidente y alcalde de Valencia de Don Juan, Juan Martínez Majo, con los que tuvo ocasión de hablar de cuestiones de actualidad. Anteriormente, la nueva Fiscal Jefe de la Audiencia Provincial había rendido visita al alcalde de la capital, Mario Amilivia, y en el turno de instituciones a visitar, se cubrirá la totalidad de las existentes en la provincia leonesa. Cruzada cultural El próximo sábado día 21 a las 19.00 horas en la sede social del Círculo Cultural de Castilla y León de Barcelona, la Asociación Templarios de Jumilla clausurará la II Cruzada Cultural de la bailía Templaria de Jumilla siendo la nueva milites Christi Conchita de Pedro Juan Cuadrillero.

Año nuevo, vida vieja
Comentarios