martes 29/9/20

La Asociación Médica Mundial apunta a una oleada permanente

La Asociación Médica Mundial (AMM) considera que Alemania y otros países afectados por el Covid-19 no están viviendo actualmente una segunda oleada de la epidemia de coronavirus, sino una oleada permanente. En declaraciones a la emisora pública Deutschlandfunk, el presidente de la AMM, el alemán Frank Ulrich Montgomery subrayó que no le gusta el concepto de segunda oleada porque acabará diluyéndose y dará pie a hablar de un tercero, cuarto y hasta quinto repunte de la enfermedad. «Estamos ante una oleada permanente y este problema nos acompañará también durante mucho tiempo», destacó ayer Montgomery. El jefe de la organización independiente fundada en 1948 y que agrupa a colegios médicos de todo el mundo comentó que cualquier aumento mínimo de las infecciones debe ser tomado como una señal de alarma para actuar inmediatamente contra la propagación del virus. Para los especialistas de la AMM el gran problema del coronavirus es su largo proceso de incubación.

También la rapidez de propagación preocupa a la AMM. Que «se transmita de persona a persona vertiginosamente», señala su presidente, quien subraya que «tenemos la posibilidad de interrumpir esas cadenas de contagios si nos comportamos de manera sensata».

Gestión

En cuanto a la gestión hasta ahora exitosa de la epidemia en Alemania comenta que ha conducido a un «paradoja preventiva». Montgomery subraya que «hasta ahora hemos sido muy buenos en evitar un desbordamiento de las capacidades y muy buenos en motivar a la población para que secunde las restricciones. Hemos alcanzado un gran logro en la primera oleada del coronavirus que el mundo envidia. Por ese motivo algunos dicen, entre ellos los seguidores de las teorías conspirativas, que aquí no ha pasado nada, que esto no ha sido más que una gripe común». Sin embargo advierte de que no hay que bajar la guardia. «Miren los féretros acumulados en Italia, los contenedores frigoríficos en Nueva York o las fosas comunes en Sao Paulo, entonces sabrán de lo que es capaz la enfermedad».

La Asociación Médica Mundial apunta a una oleada permanente