viernes. 27.01.2023

carmen Tapia | texto

F. Otero perandones | foto

Nila Pastrana estuvo siempre entre mis personajes pendientes. El miércoles pensé en ella todo el día, decidida a buscarla para saber de su vida. Nunca la había tratado ni había hablado con ella, pero mencionar su nombre en el Diario de León es nombrar a una gran conocida. Durante más de treinta años publicó en estas páginas el horóscopo, de obligada consulta todos los días para sus seguidores. Pensaba yo en Nila Pastrana cuando sonó el teléfono de mi mesa en la redacción. Una voz un poco afónica, enérgica y decidida se presentó al tiempo que yo quedaba muda por la sorpresa. Era Nila Pastrana y quería hablar de sus cuadros. Si no fuera porque T. Nila González Pastrana es la astróloga más conocida de León pensaría que esa llamada fue fruto de la casualidad, una pura coincidencia sin explicación aparente. Esas cosas pasan, me dije. «Soy una de las mejores astrólogas. Para hacer el horóscopo estudiaba todos los días las posiciones planetarias», dice.

Nos recibe en su casa, rodeada de objetos variopintos, sobre todo pinturas, cuadros, revistas, ropa, cajas... se cuentan por cientos. «Esta es mi parte de la casa», dice, «la que ocupo yo sola». Hay cuadros por todas partes, magníficos paisajes, retratos y de motivos astrológico. Nila encuentra, sólo con estirar la mano, debajo de otro montón de papeles y textiles, recortes de revistas, entre las que está Celeste, que ella editaba, y uno de sus libros Unión entre los signos del zodiaco. Dice que tiene en imprenta otro que saldrá en próximas fechas.

Géminis, su favorito

«¿Eres cáncer?», pregunta con lo que me parece un no muy buen gesto. «Es el signo más femenino, pero a mi el que me gusta es géminis. Los gemelos me apasionan. Yo tengo ascendente géminis por eso programé el embarazo de mi hijo para que naciera bajo el signo de géminis».

Cuenta anécdotas que escucho con sorpresa e incredulidad, y así se lo digo. Y no le gusta, aunque sigue con el relato. «Me llamó la reina Sofía para que le hiciera la carta astral cuando los niños eran pequeños. En las vacaciones con mi marido en Málaga conocí a la directora de la Universidad de Londres, que era astróloga y su marido tenía una de las bibliotecas de astrología más importantes». Y sigue. «Durante 25 años vivió en mi casa Saturnino Martín de la Madrid, que era pintor y astrólogo. Era mi gran amigo y yo lo veía pintar, de ahí alimenté mis aficiones».

Muestra carteles de todas sus exposiciones y colaboraciones con varias oenegés. Y quiere acabar con una sentencia que atribuye al rey Salomón. «Pon tus intenciones ante ti mismo, ante los demás pon por testigo tus obras».

La astróloga que predijo el futuro de varias generaciones de leoneses
Comentarios