sábado 28/5/22

El empeoramiento de la situación epidemiológica ha empujado a dos comunidades a dar marcha atrás en la relajación de las medidas anticovid. Asturias y Cantabria retornan a un escenario ‘pregripalización’ tras el aumento de casos de las últimas semanas. El Principado, que se encuentra en riesgo alto por los indicadores hospitalarios desde el pasado domingo, ha sido la primera autonomía en levantar el pie del acelerador. La Consejería de Salud ha decidido volver a realizar pruebas PCR a todos los pacientes con síntomas de enfermedades respiratorias, y no solo a la población vulnerable, para tratar de contener el repunte del virus. Además, ha hecho un llamamiento a quienes den positivo y a sus convivientes para que se aíslen, una limitación que el Ministerio de Sanidad eliminó el 28 de marzo tras aprobar la nueva Estrategia de Vigilancia y Control frente a la covid-19. También ha pedido que se siga usando la mascarilla en interiores apenas 48 horas después de que el Gobierno acabara con la obligatoriedad de este elemento de protección.

Cantabria no ha sido tan drástica como Asturias (su incidencia se encuentra en los 763 casos), pero planea un frenazo a la relajación de las medidas. El presidente, Miguel Ángel Revilla, aconseja el uso de mascarillas en interiores y su Gobierno estudia otras iniciativas para que el «previsible». Los servicios sanitarios cántabros ya están dando altas precoces en los hospitales para liberar camas.

Asturias y Cantabria dan marcha atrás en la relajación de las medidas
Comentarios