miércoles 12/8/20
Labor social en León

Autismo León defiende el rigor y la evidencia en las terapias

La asociación llena el Club de Prensa para visibilizar la singularidad del espectro
La gerente de Autismo León, Ana López, el presidente José Ángel Crego, y Carmen Tapia, periodista del Diario de León. ramiro
La gerente de Autismo León, Ana López, el presidente José Ángel Crego, y Carmen Tapia, periodista del Diario de León. ramiro

El espectro autista afecta a 4.500 leoneses, pero no todas las personas afectadas lo saben. El presidente de Autismo León, José Ángel Crego, y la gerente, Ana López, defendieron ayer la evidencia, el rigor y la profesionalidad para avanzar en la dignidad, la plenitud de derechos, la atención integral, las buenas prácticas y el enfoque positivo de la atención de las personas afectadas con TEA (Trastorno del Espectro Autista).

 

Autismo León participó ayer el II Ciclo de Divulgación de la Labor Social en León organizado por el Club de Prensa del Diario de León en colaboración con la Cámara de la Propiedad Urbana de León, un acto que cerró el ciclo de conferencias de este año por el que han pasado cada segundo martes de mes diez asociaciones y entidades de la provincia.

 

«La experiencia nos enseña que cuanto más especializados sean los servicios, las metodologías y los profesionales mejor es la atención», dijo Crego. Tras 16 años de trabajo de Autismo León, las 120 familias y los profesionales de la asociación, garantizan una atención especializada que ofrecen en los distintos servicios como valoración diagnóstica y orientación; atención temprana; habilidades sociales y desarrollo profesional; el Centro Docente Autismo León; atención a familias; Asistea (promoción de la autonomía y asistente personal); deporte y ocio; aula de vacaciones; empleo y orientación laboral; vivienda y estancias cortas; Centro de Día Pilar Vallez; y divulgación, formación y sensibilización. La asociación atiende en León a 124 personas con autismo para las que promueve y mejora la calidad de vida, la inclusión social y laboral.

 

«El autismo es una manera única de vivir y sentir. No existe una cura y cambiará a lo largo de la vida en función de los apoyos que tenga la persona desde muy temprana edad». Esos apoyos tienen que estar respaldados por la evidencia científica. Por eso alertan a las familias de posibles estafas «que suelen suponer mucho dinero» con tratamientos que no están contrastados ni tienen una base científica. «Si tienen dudas que se acerquen por la asociación y busquen apoyos especializados».

 

El autismo es un trastorno, no una enfermedad, y en más de la mitad de los casos no lleva aparejada una discapacidad intelectual. El desconocido universo del autismo tiene unos síntomas claros y reconocidos que, sin embargo, no son iguales en ninguna de las personas afectadas. Durante la charla de ayer, Autismo León proyectó un video en el que se muestra la influencia de los estímulos externos en un menor con autismo, lo que le genera mucha ansiedad. «Las luces, los sonidos y los olores son percibidos con mucha más intensidad y hace que tengan a veces reacciones de estrés. Nadie que no esté familiarizado con eso puede entenderlo». Las terapias profesionales ayudan a las personas con autismo a superar las crisis.

 

Otro de los síntomas del autismo es la alteración de las relaciones sociales ya que el TEA afecta a la comunicación verbal y no verbal. «De ser una enfermedad rara en los años 80 ha pasado a estar considerada por la OMS como un problema de salud pública porque afecta al 1% de la población». La gerente de Autismo León, Ana López, mostró la gran diversidad de un trastorno que lleva aparejados otros problemas como epilepsia, trastornos del sueño, problemas intestinales, estrés y depresión. «Se desconocen las causas, pero se están estudiando los componentes genéticos y los factores ambientales».

Autismo León defiende el rigor y la evidencia en las terapias