viernes. 03.02.2023
Se pueden modificar genéticamente y hacer que destruyan las células cancerosas

Las bacterias permiten combatir ciertas enfermedades como el cáncer

Las bacterias pueden convertirse en aliados para luchar contra tumores u otras bacterias
Científicos del Cancer Research UK han modificado genéticamente algunas bacterias para reforzar la respuesta del sistema inmunitario humano ante algunos tumores. Los científicos añadieron un gen a la cepa de una bacteria que no es dañina, pero que está relacionada con la de la tuberculosis. Ese gen hace que la bacteria exprese una molécula gracias a la cual el sistema inmunitario reconoce y ataca a las células cancerosas. En los ratones, las bacterias modificadas genéticamente actuaron contra los tumores de la vejiga mucho mejor que los tratamientos habituales. Aunque la investigación está todavía en sus primeras fases, se espera que el tratamiento resulte también más eficaz contra los tumores de vejiga en las personas, que actualmente se tratan con la BCG, la vacuna contra la tuberculosis. La BCG es una cepa neutralizada que se inyecta cerca del tumor y su acción estimula al sistema inmunitario, que reacciona contra la bacteria y contra las células tumorales. Este tratamiento se denomina inmunoterapia. Inmunoterapia Pero, a pesar de ser la forma más eficaz de inmunoterapia contra cualquier tipo de cáncer, la BCG es ineficaz en cerca de la tercera parte de los enfermos de cáncer de vejiga y además tiene importantes efectos secundarios. Los investigadores del centro clínico de Cancer Research UK en el hospital universitario de St James en Leeds pretendían mejorar tanto la eficacia como la seguridad del tratamiento. Tomaron bacterias inofensivas y les inocularon el gen que produce la proteína llamada "factor alfa de necrosis tumoral (tumour necrosis factor alpha o TNFa), un componente del sistema inmunitario que tiene un papel vital en el ataque a las células extrañas, incluidas las cancerosas, y que se produce como respuesta a la BCG. En los ratones con cáncer de vejiga, el tratamiento produjo una reducción del número y tamaño de los tumores. Al final del tratamiento los tumores habían desaparecido en el 80 por 100 de los ratones afectados. La bacteria utilizada en estos experimentos es la Mycobacterium smegmatis que, aunque está muy relacionada con la causante de la tuberculosis y con la BCG, es normalmente inofensiva. El profesor Peter Selby, director del centro clínico, ha explicado que la BCG funciona reforzando la respuesta inmunitaria. Así, han demostrado que modificando una bacteria relacionada con la BCG se puede provocar la misma respuesta y acabar más eficazmente con las células cancerosas. La investigación llevada a cabo abre las puertas a futuras investigaciones clínicas, aunque antes de comenzar el tratamiento de pacientes se debe verificar formalmente si es seguro, si bien las perspectivas son muy interesantes. Este es el primer estudio que demuestra que la M. smegmatis viva tiene efectos inmunoterapéuticos sobre el cáncer de vejiga. Los resultados de usar esta bacteria son similares a los de la inmunoterapia con BCG, pero mucho más eficaces.

Las bacterias permiten combatir ciertas enfermedades como el cáncer
Comentarios