viernes. 27.01.2023
El Coro Rociero Amigos del Camino amenizó la espera ante cientos de personas
El Coro Rociero Amigos del Camino amenizó la espera ante cientos de personas
¡Ozú, mi arma ! Pero qué bodón. Qué cosas. Ya avisábamos ayer que había casorio en León... ¡Pero vaya ceremonia! Desde luego, bodas como éstas jamás en León las hubo y es más que posible que en España sean poco comunes -y, como dirían los andaluces, que son un poquín exageraos ellos, «ni en er mundo entero»- este tipo de ceremonias. Una leonesa y un cordobés Y es que ayer se montó todo un espectáculo en el Ayuntamiento viejo de la plaza de las Palomas en León. Cerca de doscientos invitados asistían al enlace entre Juan De Dios Heredia Maldonado -parece un nombre sacado de un poema de Lorca- y Ana Colado Álvarez. Granadino él y leonesa (de Babia, eso sí) ella. El oficiante fue el concejal leonesista Javier Chamorro -también babiano y conocido de la novia- que dejó claro en su discurso que la vieja capital del Reino de León se mostraba orgullosa de ser sede de un enlace entre una leonesa y un cordobés, por el gran honor que es pertenecer a cada una de esas ciudades, tan importantes en la historia de España. Coro Rociero, una soprano, ocho caballos de Jerez y un Rolls Royce Pero lo más espectacular de toda la boda fue lo que pudieron observar los centenares de curiosos que asistieron a la llegada de los novios -eso sí, una hora y cuarto más tarde de la hora prevista- al Ayuntamiento de San Marcelo. Lo primero, que el Coro Rociero Amigos del Camino amenizó la espera con cánticos y palmas -hay que reconocer su mérito, pues los sevillanos y sevillanas de Triana temblaban de frío los pobres y cantaron de lujo, puro arte-, hasta que recibieron a los novios. Luego cantaron el salve en la boda. El novio, ataviado con capa española, llegó en coche acompañado por cuatro caballos negros de Jerez y la novia en un Rolls Royce -que dicen que perteneció a la Familia Real inglesa- con escolta de otros tantos caballos blancos. Al principio de la ceremonia una soprano recibió con sus cánticos a los novios, y al final interpretó con excepcional primor el Ave María al matrimonio. Vamos, el sueño de cualquier novia. Cena medieval y actuación de Ketama Los invitados disfrutaron de una comida en el hotel Cortes de León -propiedad de los padres del novio, que procede de una familia adinerada y muy conocida en Sevilla, que se ha gastado, según cuentan, 200.000 euros en el casorio- y luego, para cumplir con rigor el protocolo, asistieron a una cena medieval -ataviados al uso- en el Hostal San Marcos. Como espectacular colofón allí actuó el grupo Ketama, familiares lejanos del novio; lo más.

Una boda de alto copete en León
Comentarios