martes 27/10/20
Salud

El calor es más letal ya que el frío para el enfermo respiratorio

Un estudio en 48 provincias constata la adaptación a las temperaturas bajas
calor

«Abríguese bien abuelo, no vaya a resfriarse con estos fríos». En la España del siglo pasado esta frase era una clásico que se repetía en los hogares de todo el país, sobre todo en León donde antaño abundaban las nieves. Aquellos fríos oscuros de diciembre y enero solían llevarse por delante a un buen número de ancianos que encaraban el invierno delicados de salud y vulnerables ante cualquier pequeño resfriado que acababa complicándose. Los cementerios están llenos de gripes tontas o neumonías que podían haberse curado con una buena calefacción y medicamentos.

Afortunadamente hemos aprendido a convivir mejor con el frío, los pisos están mejor equipados, y ahora son las altas temperaturas y las olas de calor como la que prevé para los próximos días el Meteosat por el aire subsahariano las que son mucho más letales para las personas con problemas respiratorios. Esa es la conclusión de un ambicioso estudio de los investigadores del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), un centro impulsado por la Fundación la Caixa, que ha analizado esas muertes en 48 de las 50 provincias de España desde 1980 hasta 2016.

Reversibilidad

La proporción de muertes en meses de invierno se ha reducido un 16,5% por década en las últimas 4

De acuerdo con los resultados del estudio, basado en los datos de más de 1,3 millones de defunciones, las muertes por afecciones respiratorias atribuidas a las temperaturas han pasado de producirse de manera mayoritaria en períodos más fríos del año a hacerlo en las épocas más calurosas. Según los investigadores, esta reducción de la mortalidad en invierno no se debería al aumento de las temperaturas ocasionado por el calentamiento global, sino a nuestra adaptación a las temperaturas más bajas. «Hace dos o tres décadas, las enfermedades respiratorias por las bajas temperaturas representaban un riesgo adicional de muerte en España», afirma Hicham Achebak, primer autor del estudio. La proporción de muertes por enfermedades respiratorias en los meses más fríos se ha reducido un 16,5% por década, mientras en épocas calurosas se ha mantenido estable a lo largo de los 37 años observados. Concretamente, las muertes por enfermedades respiratorias vinculadas a la temperatura han pasado de ser más frecuentes en enero y diciembre a alcanzar su pico durante julio y agosto. «Esta investigación demuestra que la mortalidad por enfermedades respiratorias ya no depende del frío. Hay una completa reversión de la estacionalidad de la mortalidad».

El calor es más letal ya que el frío para el enfermo respiratorio
Comentarios