jueves 5/8/21

Calvo cede y acepta la autodeterminación de género en la ‘ley trans’

El Gobierno ultima el anteproyecto de ley, que prevé aprobar el Consejo de Ministros el 29 de junio, día del Orgullo LGTBI+
Manifestación en las puertas del Congreso a favor de la ley el pasado mes de mayo. FERNANDO VILLAR

El PSOE y Unidas podemos van deshaciendo poco a poco la madeja en la que permanecían enredados y suavizando el enfrentamiento a cuenta de leyes clave para el socio minoritario del Gobierno. Con Pablo Iglesias ya fuera de escena, esta semana escenificaron una aproximación de posturas, tras ocho meses de bloqueo, para sacar adelante una nueva ley de vivienda que regulará el precio de los alquileres y este sábado se supo que también hay avances en la negociación de la controvertida ‘ley trans’ diseñada por el Ministerio de Igualdad de Irene Montero.

Los socialistas están dispuestos ahora a aceptar que las personas trans puedan cambiar de sexo en el Registro Civil y en el DNI únicamente con su declaración, sin necesidad, como hasta ahora, de un informe médico ni de haberse sometido a dos años de hormonación, según adelantó El Periódico. Desde la vicepresidencia primera, que ocupa Carmen Calvo, matizan que el texto no recoge expresamente la autodeterminación de género porque «ese derecho no existe en nuestro ordenamiento jurídico». En la práctica, sin embargo, tanto monta.

La intención del Gobierno es que el texto, en el que aún se está trabajando, pueda estar listo para el Consejo de Ministros del 29 de junio, antes de la celebración del Día del Orgullo. Más de 70 organizaciones LGTBI han pedido a los organizadores de la marcha que este año no se invite al PSOE, precisamente, por su rechazo a la idea de que la identidad de una persona pueda basarse en el sexo sentido y no en el biológico, en línea con la postura de un sector del feminismo que teme que de esa manera se desdibuye la desigualdad estructural que sufren las mujeres. «Me preocupa fundamentalmente la idea de que el género pueda elegirse sin más que la mera voluntad o el deseo, poniendo en riesgo los criterios de identidad del resto de los 47 millones de españoles», llegó a decir la vicepresidenta el pasado febrero.

Calvo cede y acepta la autodeterminación de género en la ‘ley trans’