martes 25/1/22
DL31P42F5-21-57-17-6.jpg

Ranjeeth, de 27 años, se emborracha cada vez que tiene que limpiar una fosa séptica repleta de heces humanas a mano, una práctica todavía muy difundida en toda la India a pesar de su prohibición y que recae en los que se encuentran en lo más bajo del rígido sistema social. | ujwala p. /efe

EL castigo DE LIMPIAR LETRINAS
Comentarios