martes. 28.06.2022

Castilla y León descarta por el momento casos de viruela del mono o símica, tras la alerta sanitaria que ha activado el Ministerio de Sanidad por la detección de ocho casos en la Comunidad de Madrid pendientes de confirmación.

Así lo ha explicado el viceconsejero de Asistencia Sanitaria, Planificación y Resultados en Salud de la Junta de Castilla y León, Jesús García-Cruces, en declaraciones previas al acto de despedida de residente del área de salud Valladolid Oeste que se ha celebrado este miércoles en el Hospital Río Hortega de la ciudad.

“Estamos al tanto por el sistema de vigilancia y alertas del Ministerio de Sanidad y Consumo, pero en Castilla y León no consta en absoluto que exista ningún en este momento caso compatible con esa enfermedad”, ha afirmado García-Cruces.

El viceconsejero y también gerente del Sacyl ha reconocido que “todavía no han llegado las directrices del Ministerio”, aunque ha señalado que probablemente sea inminente y desde las direcciones generales de Salud Pública se procederá a implementarlo, difundirlo y trabajarlo en el sistema de salud.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la viruela símica se da en zonas remotas del África occidental y central, su propagación entre personas es muy limitada y su tasa de letalidad se ha situado entre el 1 y el 10 por ciento y las defunciones se producen en los grupos etarios más jóvenes.

No existe tratamiento ni vacuna específica para esta enfermedad, aunque la vacuna antiviarólica mostró una eficacia del 85 por ciento para prevenir esta enfermedad y puede reducir el impacto de sus síntomas.

El cuadro clínico inicial suele incluir fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, linfadenopatías y cansancio; tras unos días, aparecen erupciones (exantemas) que a menudo comienza en la cara y se diseminan por el cuerpo.

Este virus, también por su nombre en inglés: ‘monkeypox’, suele producir una enfermedad autolimitada y la mayoría de las personas se recuperan en un plazo de varias semanas, aunque en algunos casos puede convertirse en una enfermedad grave.

Castilla y León descarta hasta ahora casos
Comentarios