martes 19/1/21
Crisis por el coronavirus

Castilla y León ve más lejano confinar «aunque los próximos 15 días serán más duros»

Blanco Varela y Verónica Casado, ayer. NACHO GALLEGO
Blanco Varela y Verónica Casado, ayer. NACHO GALLEGO

El toque de queda que opera en Castilla y León desde hace 17 días comienza a tener su impacto desde hace tres en el recorte de la incidencia acumulada y el índice de contagios y dibuja un «horizonte de calma» y que el confinamiento domiciliario programado no se vea tan cercano como hace unas semanas aunque los quince días que vienen «van a ser duros».

Así lo planteó este martes en rueda de prensa telemática la consejera de Sanidad, Verónica Casado, quien valoró la eficacia del toque de queda a la hora de frenar los contagios. La situación sigue siendo «grave» en Castilla y León, que sigue en el nivel cuatro de riesgo, el máximo, con datos consolidados de los últimos cinco días, esto es datos de cerrados, que dan una IA a 14 días de 910,05 por 100.000.

La consejera admitió que ese nuevo plan de indicadores de riesgo y actuaciones que se planteó por parte del Ministerio y las comunidades como un escenario para la escalada de la pandemia ahora se mira como un apoyo para la «desescalada» en la Comunidad.

Por el momento no se adoptarán nuevas medidas para contener la covid en la Comunidad.

El coordinador de las UCI de Castilla y León, el doctor Jesús Blanco Varela, advirtió este martes de que se avecinan 15-20 días «muy difíciles, complicados» en las unidades de cuidados intensivos y de críticos por el incremento de pacientes y ha apelado a la responsabilidad individual para evitar contagios por covid-19 ya que, tal y como ha aseverado, el 35 % de los ingresados en cuidados intensivos fallece.

El doctor Blanco Varela explicó que en esta segunda ola de la pandemia por covid-19 hay hospitales donde no ha sido necesario habilitar lo que se conoce como UCI extendidas, como es el caso de Ponferrada, Zamora, Soria, Segovia o Avila, mientras que en otros, donde el «impacto» del coronavirus ha sido mayor y la capaciad de las UCI estructurales se ha visto sobrepasada, ha obligado a extender las camas de críticos, como en Valladolid, Palencia, Burgos, Salamanca y León.

Perfil

Sobre el perfil de los ingresados en unidades de críticos, el coordinador de las UCI se ha referido a que la edad de los afectados es menor que en la primera ola y así se ha referido al caso de una joven de 29 años afectada por coronavirus que se encuentra «extremadamente grave» aunque la mayor parte de pacientes tiene entre 60 y 70 años

Jesús Blanco Varela dejó claro que este virus «no respeta a ninguna edad» y lo «importante» es evitar el contagio. En el caso de las personas mayores de 80 años, ese porcentaje crece hasta el 80-85 por ciento.

«Los que sobreviven», relató el doctor, muchos de ellos «tiene secuelas importantes».

Castilla y León ve más lejano confinar «aunque los próximos 15 días serán más duros»
Comentarios