lunes 23/11/20
Baile de restricciones

Del cierre perimetral al confinamiento inteligente

León vigila las fronteras con Galicia, Asturias y Cantabria en el aislamiento decretados en la Comunidad, mientras Sanidad suplica reducir el contacto social
La Guardia Civil en la entrada a la autopista a Asturias por La Magdalena. MARCIANO PÉREZ
La Guardia Civil en la entrada a la autopista a Asturias por La Magdalena. MARCIANO PÉREZ

Poco movimiento de tráfico en las carreteras y autopistas y escasos viajeros en el transporte público.

Así comenzó ayer a las 14.00 horas en León el confinamiento perimetral de la Comunidad que durará hasta el 9 de noviembre con el objetivo de evitar el confinamiento domiciliario.

Desde León, la comandancia de la Guardia Civil y la Agrupación de Tráfico —que cuentan con 600 y 300 agentes— se coordinan con sus homólogas de Cantabria, Asturias y Galicia para controlar las carreteras y autopistas que limitan con estas comunidades fronterizas.

Ayer se establecieron controles aleatorios en la autopista AP-66 a Asturias en La Magdalena, la n-630 por la parte asturiana, la A-6 en el límite con Galicia y la n-120.

El puesto de Riaño se ocupó de vigilar la carretera que da salida a Santander por el puerto de San Gloria.

La Guardia Civil en la entrada a la autopista a Asturias por La Magdalena. marciano pérezLa Guardia Civil en la entrada a la autopista a Asturias por La Magdalena. MARCIANO PÉREZ

Los agentes de la Policía Nacional se centraron en las estaciones de tren de León y Ponferrada y en las estaciones de autobuses.

En las primeras seis horas no hubo incidentes reseñados.

El objetivo es rebajar los niveles de contagio, que en la Comunidad se sitúa en una tasa de incidencia acumulada de 734 casos por 100.000 habitantes y que en municipios como León capital se sitúa en 944,45 casos por 100.000 habitantes y en 971 en el municipio de San Andrés.

Fatiga pandémica

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, señaló ayer poco antes de su participación en el foro sobre Despoblación de Diario de León que «estamos en un momento que se ha venido en definir el síndrome de fatiga pandémica». «Todos, absolutamente todos, estamos hartos», admitió.

Casado recalcó que «esto es una guerra, que la batallamos sin tanques» y en la que el enemigo es un «virus invisible» que se está cobrando víctimas directas —todas las personas que sufren el coronavirus y fallecen por su causa— pero también víctimas indirectas, como las personas con otros problemas de salud, como cáncer, ictus, etcétera, que «probablemente vamos a dejar de atender o no les vamos a atender como lo podríamos hacer en una situación de no pandemia» por la sobrecarga asistencial.

La consejera de Sanidad pidió a toda la población contribuir a «mitigar y minimizar ese impacto» con el «confinamiento inteligente», siguiendo la terminología que se usa en Alemania.

Demanda a la población

«Tenemos que minimizar lo más posible el contacto social»

«Tenemos que minimizar lo más posible el contacto social», solicitó. Más allá de las polémicas sobre las horas del toque de queda o los aforos, «lo trascendente es disminuir en lo posible nuestra interacción social. No estar en contacto con los otros, más que con nuestra burbuja de convivientes».

Casado reivindicó la «responsabilidad individual» como la herramienta no sanitaria más importante en la actual fase de la pandemia que «algún día se acabará» como ha sucedido con otros virus.

Una medida dura

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, señaló que el confinamiento perimetral es una decisión «dura, pero también proporcionada», y ha argumentado que «es necesario actuar para frenar la escalada de contagios». Los cierres perimetrales afectan a 40 millones de personas.

Todas las comunidades peninsulares excepto Galicia —que ayer confinó 11 ciudades— y Extremadura están aisladas por cierres perimetrales. Madrid lo hará solo durante el puente tras romper su presidenta, Isabel Diaz Ayuso, el acuerdo verbal con Mañueco y Page. Muchos madrileños salieron el jueves para evitar las restricciones, como se ha notado en las denuncias por saltarse el toque de queda en el límite con Ávila.

Del cierre perimetral al confinamiento inteligente