jueves. 07.07.2022
Astronomía

‘Comet Interceptor’: la misión que irá tras un cometa interestelar

En 2016, la Agencia Espacial Europea hizo historia con Rosetta, la sonda que durante dos años documentó la intensa transformación de un cometa en su viaje al Sol.
Y17G1001_ 2362517_med
Imagen de un cometa captada por la Nasa. NASA

Aquella nave hizo grandes descubrimientos pero dejó cuestiones pendientes que ahora, una nueva misión, intentará resolver con un cometa primitivo. ‘Comet Interceptor’ —el nombre elegido por el equipo internacional de científicos que ha propuesto la nueva aventura—analizará por primera vez un cometa prístino, uno procedente de la Nube de Oort o del espacio interestelar que nunca antes se haya acercado al Sol y que, por tanto, siga prácticamente inalterado desde el momento de su formación.

Y es que hasta ahora, «todos o casi todos los cometas que se han estudiado en las últimas décadas, estaban vinculados al campo gravitatorio solar y habían pasado muchas veces por el entorno del Sol, donde recibieron su radiación, se calentaron, enfriaron y sublimaron gases», toda una serie de cambios que alteran el carácter primitivo de estos cuerpos, explica Luisa M. Lara, coordinadora del equipo español de la misión. Por eso, «estudiar de cerca un cometa nuevo, inalterado, nos permitirá avanzar en la comprensión de los procesos físicos y químicos que tuvieron lugar en las primeras fases de la formación del Sistema Solar», puntualiza Lara, investigadora del CSIC en el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA).

Como primer paso, los científicos deberán elegir al candidato adecuado: un cometa que se esté acercando a su primer encuentro con el Sol y que lo haga a una velocidad que permita interceptarlo, una búsqueda que se hará desde distintos telescopios en tierra de gran abertura. ‘Comet Interceptor’ es una misión que llevarán a cabo tres naves que estarán esperando al cometa en el punto 2 de Lagrange (o punto L2), un lugar del Sistema Solar dinámicamente estable, situado entre los campos gravitatorios de la Tierra y el Sol, a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra en dirección opuesta al Sol.

‘Comet Interceptor’: la misión que irá tras un cometa interestelar
Comentarios