jueves. 02.02.2023
La Ley de Calidad del Aire y Protección de la Atmósfera obligará a las comunidades autónomas y los municipios de más de 250.000 habitantes a elaborar planes específicos con objetivos concretos de mejora progresiva, así como a controlar de forma constante y, corregir en su caso, los niveles de contaminación en sus respectivos ámbitos. El Consejo de Ministros aprobó este viernes el texto del proyecto, que pasará ahora a examen de órganos consultivos como el Consejo de Estado y el Consejo Económico y Social (CES) antes de ser remitido al Parlamento. La actual normativa sobre control de la calidad atmosférica data de 1972, más sucesivos añadidos de adaptación a las directivas de la UE, y el proyecto pretende actualizar y unificar criterios de actuación entre las administraciones implicadas, local, autonómica y central. Muertes indirectas Según estudios de la Comisión Europea, la contaminación atmosférica causa en Europa 350.000 muertes prematuras al año, y de ellas unas 16.000 en España. Con esta premisa de fondo, la futura ley pretende elevar el listón de la exigencia. Los objetivos de calidad del aire serán cada vez más altos, la evaluación y los controles, constantes. Las comunidades autónomas y las localidades con población superior al cuarto de millón de habitantes -16 en la actualidad en España- deberán elaborar preceptivamente mapas con sus índices de contaminación, especificar, si las hay, las zonas que superan los topes máximos, y elaborar programas para combatirla que deberán ser respetados en la planificación urbanística y la ordenación del territorio. Esta obligación rige ya para un número limitado de contaminantes, pero la ley extenderá esa obligación a todos los contaminantes para los que fije objetivos de cara al 2010, año de referencia de la estrategia europea, explicó la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona. Los problemas de calidad del aire en España son similares a los de otros países europeos. El tráfico en las grandes ciudades y en menor medida, los grandes polos industriales, son los principales focos contaminantes. El dióxido de nitrógeno es la sustancia más habitual.

Las comunidades y los grandes municipios deberán vigilar la calidad?del aire
Comentarios