domingo. 29.01.2023

Cientos de personas se concentraron ayer en la madrileña calle de Gran Vía para condenar las últimas agresiones homófobas ocurridas en la capital y exigir protocolos concretos de atención a las víctimas en los juzgados y los hospitales.

Ataviados con banderas arcoíris, símbolo del colectivo LGTBi (lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales), y con las manos pintadas de color rojo como si fuera sangre, los manifestantes han permanecido en silencio durante buena parte de la protesta, convocada por la asociación Arcópoli.

A partir de las 17 horas se dieron cita en el cruce de Gran Vía con Montera, uno de los «puntos calientes» de las agresiones al ser una de las zonas de frontera del barrio de Chueca. La organización ha contabilizado al menos siete casos de agresiones homófobas en la capital en lo que llevamos de año, por lo que define este mes como «el peor enero» de la última década. «Es absolutamente insoportable», dijo el coordinador de Arcópoli, Yago Blando.

Condenan en Madrid las últimas agresiones homófobas
Comentarios