jueves 29/10/20

Del control de dispositivos a manejar el universo en una nube

No es la primera vez que el equipo de la Universidad de Valladolid y el CRE de San Andrés colaboran en un proyecto pionero que se pone a disposición de las personas con grave discapacidad motora. El BCI-Ageing, desarrollado por el equipo del ingeniero Roberto Hormero, es otra herramienta tecnológica de control de dispositivos electrónicos basados también en potenciales P300, lo que significa que permite que las personas dependientes puedan manejar, a partir de su actividad cerebral, diferentes dispositivos de control habitual del hogar como la TV, el reproductor de DVD, minicadena de música, disco multimedia, teléfono, luces, ventilador y calefactor. El sistema también se puso a prueba con usuarios del CRE de San Andrés del Rabanedo.

Los electrodos colocados en la cabeza y los estímulos captan la actividad cerebral y la convierten en movimiento. «Con el entrenamiento adecuado se puede hacer de todo», aseguran los usuarios.

En el desarrollo de esta tecnología participaron psicólogos y terapeutas del CRE, que diseñaron los test de control para evaluar la eficacia de las plataformas, así como 30 usuarios de más de 60 años.

La investigación se inició en el año 2012 y terminó en 2014 con un presupuesto de 250.000 euros financiados por los Proyectos Cero de la Fundación General del CSIC, la Obra Social la Caixa y CSIC.

La herramienta permite el entrenamiento cognitivo y el programa consiste, como el que se presenta mañana, en la utilización de la mente para mover objetos virtuales sólo con imaginar que se utilizan los brazos.

El CRE de San Andrés es el escenario idóneo para probar este tipo de dispositivos al ser el único recurso de referencia que depende del Imserso para la atención de personas grandes dependientes.

Del control de dispositivos a manejar el universo en una nube