martes 27/10/20
VIOLENCIA EN EL ÁMBITO FAMILIAR

Cuando se tiene miedo a los hijos

La violencia filioparental afecta a uno de cada diez hogares españoles. El director de la entidad Amalgama-7 denuncia que los padres se acaban adaptando a los comportamientos agresivos
Jóvenes en un centro donde se tratan los comportamientos violentos.

La violencia filioparental afectó el año pasado a entre el 7% y el 10% de los hogares españoles. El dato lo ha facilitado este jueves Jordi Royo, cofundador de la Sociedad Española para el Estudio de la Violencia Filioparental y director clínico de la entidad Amalgama-7, durante la presentación en Barcelona de los datos preliminares de un estudio sobre trastornos de conducta en jóvenes y adolescentes.

Las alarmas se han disparado, ya que el número de denuncias por comportamientos agresivos de los adolescentes que han llegado a la Fiscalía General del Estado ha pasado de 2.000 en el año 2006 a más de 5.000 en el 2014, último dato difundido. Este número, sin embargo, es meramente testimonial, porque se intuye que la realidad es mucho más cruda. “El maltrato se está disparando de forma exponencial”, puntualiza Royo.  

Los expertos calculan que solo el 10% de los padres presenta una denuncia y se trata únicamente de los casos en los que ya no se soporta más la situación. Royo razona el porqué de este bajo porcentaje: “Los progenitores no quieren criminalizar a sus hijos”. 

Sin embargo, este psicólogo clínico asegura que es recomendable presentar la denuncia porque, a veces, es la única manera de hacerle un diagnóstico al agresor y empezar a aplicar una terapia. Pero, no siempre a los padres se lo ponen fácil para presentar una demanda porque "hace falta que la agresión sea muy grave y, además, los protocolos de los diferentes cuerpos policiales no están equiparados", apunta Royo. 

INSULTOS Y MALAS CONTESTACIONES

Los malos tratos de los adolescentes en el hogar familiar no solo consisten en agresiones físicas y verbales. “También hay violencia psicológica, insultos, contestaciones inadecuadas, actitudes chulescas, desobediencias reiteradas…", aclara el experto. Estos adolescentes tienen dificultades para aceptar normas y límites, son muy impulsivos, profesan la cultura de la inmediatez (todo lo quieren al instante), abusan de las nuevas tecnologías, consumen sustancias tóxicas, tienen el sueño y hábitos alimentarios poco regularizados y presentan cuadros de ansiedad. Además padecen una baja tolerancia a la frustración. 

Los servicios de Amalgama-7 cada vez atienden a más adolescentes y jóvenes con este tipo de comportamientos. Según la frecuencia y la intensidad de los síntomas, estos jóvenes evolucionarán hacia situaciones de conflicto en los ámbitos familiar, escolar y social.  

CUESTIONARIO

Los padres, reconocen los expertos, acaban teniendo síndrome de Estocolmo. Lo peor de todo es que la familia “se acaba adaptando a estos comportamientos agresivos”, señalan. El director clínico de Amalgama-7 reconoce que cuando los padres llegan a la entidad que trata a jóvenes y adolescentes lo primero que hacen es pasarles un cuestionario en el que se les pregunta: ¿Tiene miedo al llegar a casa?, ¿Cuesta hablar con su hijo ? La familia tiende a tapar la actitud de los chavales y los disculpan con frases "no siempre se comporta así, a veces hasta baja la basura".

Royo cree que los padres, educadores y médicos tienen “graves problemas de autoridad y el menor se crece por esta fragilidad”. Y añade: "Los adolescentes nos han arrebatado el poder y lo usan mal y a su antojo”.  Sin embargo, hay un dato para el optimismo porque la experiencia de la entidad ha demostrado que “los trastornos de conducta no son irrecuperables”. 

Cuando se tiene miedo a los hijos