sábado. 26.11.2022

Dart mostrará el martes cómo desviar asteroides

La histórica misión ensayará un método sencillo para librar a la Tierra del peligro real, aunque sin fecha, del choque

¿Si un asteroide viniera contra la Tierra podríamos desviarlo? Eso es lo que intentará probar, este martes, la sonda Dart estrellándose contra uno. El astrofísico Josep Maria Trigo-Rodríguez, que forma parte del equipo científico de la misión, cuenta sus claves.

Dart es una «misión histórica que busca enseñarnos a desviar asteroides con un método relativamente sencillo y aplicable a asteroides de dimensiones que pensamos que podrían suponer un peligro a relativamente corto plazo», dice el investigador del Instituto de Ciencias del Espacio del CSIC y del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEEC).

La misión de Prueba de redireccionamiento de un asteroide binario (Dart), de la Nasa y el Laboratorio Johns Hopkins, es un experimento a escala de un asteroide real.

Se pretende probar, de manera pionera, el método del impactador cinético sin carga explosiva, es decir, usar una sonda al estilo kamikaze para lanzarla contra un asteroide y tratar de cambiar ligeramente su órbita. Dart se lanzará a una velocidad de 6,6 kilómetros por segundo contra el asteroide Dimorphos, que orbita a otro llamado Didymos, con el que forma un sistema binario.

El sistema Didymos está formado por dos asteroides, por lo que tiene mayor interés científico, y está catalogado como potencialmente peligroso. Didymos tiene unos 780 metros de diámetro y a su alrededor gira el objetivo de esta misión, Dimorphos, de unos 160 metros. Un tamaño que posiblemente nos podamos encontrar algún día de frente.

«Es imposible predecir si en 10, 100 o 200 años, pero obviamente en algún momento de la historia nos vamos a encontrar un asteroide de varias decenas de metros de diámetro en ruta de colisión directa», explica el científico. De hecho, el 30 de junio de 1908 uno con un diámetro de solo unos 50 metros produjo la devastación de Tunguska (Rusia), arrasando más de 2.150 kilómetros cuadrados de taiga siberiana —por pocas horas no cayó sobre San Petersburgo—, cambiando para siempre nuestra visión del peligro de impacto con asteroides.

A la pregunta de si este sistema binario de asteroides es una amenaza actual para la Tierra o el impacto de Dart puede hacer que lo sea, Trigo-Rodríguez señala que no sería así en absoluto. «Aunque el sistema está clasificado de potencialmente peligroso, ninguno supone actualmente una amenaza».

«En cuanto al impacto, en el caso enormemente hipotético de que Dimorphos se fragmentase en varias piezas seguirían girando alrededor de Didymos, no se lanzarían grandes materiales fuera de la órbita del asteroide principal», puntualiza.

Todo ocurrirá a once millones de kilómetros de la Tierra, por lo que el científico asegura que «este experimento no puede ser en nada perjudicial para la humanidad, al contrario».

La sonda Dart, de 550 kilos de peso, «al chocar contra la superficie de Dimorphos, Dart excavará un cráter que eyectará rocas y polvo en dirección opuesta al proyectil», explica Josep María Trigo-Rodríguez. En función de lo preciso que sea, a mayor energía cinética mayor impacto, mayor fragmentación de materiales, mayor transferencia del momento cinético y más eficiente será el desvío del asteroide.

Dart mostrará el martes cómo desviar asteroides
Comentarios