martes 22.10.2019

De León a Canadá contra la celiaca

Investiga en Canadá y su grupo ha demostrado que las personas celiacas tienen una bacteria que vuelven tóxico el gluten que digieren. El estudio de Alberto Caminero, iniciado en León, busca tratamientos .
De León a Canadá contra la celiaca

carmen tapia | león

Las personas celiacas tienen bacterias que digieren el gluten de tal forma que se vuelve mucho más tóxico. Las personas sanas presentan un grupo de bacterias que eliminan completamente la toxicidad. Ese es el resultado de la investigación en la que está inmerso el leonés Alberto Caminero (1985), un estudio que comenzó en la Universidad de León como tesis dirigida por Javier Casqueiro, en colaboración con el grupo encabezado por Santiago Vivas en el Hospital de León, y ahora completa en la Universidad de McMaster (Hamilton, Ontario-Canadá) como postdoctorado en el laboratorio de Elena Verdu. «Utilizando principalmente modelos murinos (modelos animales de ratón) hemos demostrado que las bacterias de celiacos y sanos degradan el gluten de manera diferente generando o reduciendo fragmentos tóxicos del gluten». El hallazgo permite generar nuevos tratamientos para la enfermedad celiaca. «Hoy en día el único tratamiento eficaz y reconocido es llevar a cabo una dieta libre de gluten de por vida. Eso no es sencillo debido a la presencia del gluten en la alimentación actual, haciendo que haya numerosas transgresiones de la dieta», explica Caminero.

«Nuestro próximo paso es encontrar la manera de establecer una comunidad de bacterias con la capacidad de desintoxicar completamente el gluten en los pacientes celiacos y así revertir la enfermedad».

Los resultados de la investigación se recogen en el artículo científico ‘Duodenal Bacteria From Patients With Celiac Disease and Healthy Subjects Distinctly Affect Gluten Breakdown and Immunogenicity’ publicado en la revista Gastroenterology.

El trabajo está becado por el CIHR (Canadian Institue of Health Research) y la asociacion Boris Family.

Los modelos de ratones con los que trabajan están libres de bacterias. «Son modelos muy costosos porque tienen que vivir aislados en burbujas sin contacto con el exterior. El laboratorio de Elena Verdu donde estoy ahora es puntero en esta tecnología». Los ratones fueron colonizados —o se les introdujo—con bacterias degradadoras de gluten aisladas de celiacos o sanos. Una vez añadidas las bacterias humanas, los ratones fueron alimentados con gluten para ver qué compuestos se producían en el intestino. «Nuestros resultados muestran que las bacterias de los celiacos, las Pseudomonas aeruginosas, producen péptidos de gluten (fragmentos más pequeños de gluten) que con tóxicos para pacientes celiacos porque generan más fragmentos pequeños que atraviesan mejor la barrera intestinal y porque producen modificacions químicas».

De León a Canadá contra la celiaca