viernes. 02.12.2022
De 5 al año a dos al mes en el Hospital

Los dermatólogos detectan más casos de sarna en León

A los dermatólogos del Hospital de León les preocupa el aumento de contagios, tipificados como enfermedad venérea, pero con matices.
                      Consulta de Dermatología en José Aguado. FERNANDO OTERO
El dermatólogo José Castiñeiras González observa con una lupa la lesión en la piel para confirmar la sarna. FERNANDO OTERO

Los diagnósticos de sarna nunca han desaparecido de las consultas de los dermatólogos, aunque se detectaban de manera residual y con poca frecuencia. Durante la pandemia de coronavirus, sobre todo en los meses de confinamiento con más presencia en la zona rural, este trastorno que se manifiesta en la piel y los dermatólogos tratan como una enfermedad de transmisión sexual —con matices— se ha incrementado. «Aunque no lo hemos podido demostrar, porque no tenemos estudios, sospechamos que el hacinamiento durante la pandemia pudo influir en el aumento de casos».

sarnag1

Antes de la pandemia se detectaban en el Hospital de León una media de cinco casos al año. Ahora se diagnostican aproximadamente dos al mes. Para los especialistas es fácil de diagnosticar, ya que la lesión que aparece en la piel es inconfundible a simple vista o con la utilización de una lupa con luz incorporada. «Con una lupa se pueden ver perfectamente los surcos que deja el bicho cuando camina». La lesión que asociada a este ácaro Sarcoptes scabiei var hominis, una araña de ocho patas que vive cómodamente en sábanas, colchones y ropa al menos tres días (después de este tiempo muere si no se alimenta de la piel humana), causa picor, irritación y sarpullidos. «Y sobre todo es un estigma social que está injustificado. Su presencia no tiene nada que ver con hábitos poco higiénicos. Se pega con un contacto directo con ropa, muebles, sofás o colchones que tengan ese ácaro», explica el dermatólogo del Hospital de León, José Castiñeiras González. Una lesión directamente vinculada al amontonamiento de personas en un mismo lugar. «Durante la pandemia y el confinamiento, las familias se han visto obligadas a vivir juntas durante mucho tiempo. La mayoría de los pacientes a los que le detectamos esta enfermedad nos dicen que han pasado mucho tiempo en la casa el pueblo. Otros aseguran desconocer el origen, pero eso no es muy fiable».

                      DL29P41F3-18-22-34-0.jpg

Consulta de Dermatología en José Aguado. FERNANDO OTERO

La sarna se atribuye al ácaro desde el siglo XVIII, aunque el bicho se identificó en el siglo XVII. No es una enfermedad erradicada y cada año la padecen 300 millones de personas en el mundo, aunque lo dermatólogos de León la detectan ahora con más frecuencia. «Se pega muy fácilmente por contacto directo con la piel y está considerada como una enfermedad venérea, pero no siempre se contagia por una relación sexual estrecha. Como ya he dicho, si te sientas en un sofá o te acuestas en una cama donde esté el ácaro, te contagias. Hay que advertir que se pega muy fácilmente. La probabilidad de contagio es más alta cuanto más íntimo sea el contacto, pero hemos detectado casos en ambientes sociales que no tendrían por qué producirse. El ácaro se alimenta de una proteína de la piel, la queratina».

Contacto directo

Sábanas, colchones, sofás y muebles son una fuente directa de contagios del ácaro de la sarna

La hembra deposita unos 10 ó 25 huevos, que eclosionan en unos tres o cuatro días y su ciclo vital es de 30 a 60 días. El picor que provoca en la piel, que puede aparecer hasta una semana después de la infección, está causado por las heces del ácaro. «Suele afectar a gente activa sexualmente, entre los 30 y los 40 años».

Los dermatólogos advirtieron el inicio de las infecciones de sarna en León durante los tres meses de confinamiento en la pandemia. «Tuvimos un montón de llamadas y consultas. En esos meses vimos hasta 8 ó 9 casos de sarna en las consultas presenciales. «Cuando se produce un contagio una de las primeras medidas es llevar a cabo una limpieza exhaustiva de colchones, sábanas y ropa y los dermatólogos damos un tratamiento externo, que es muy fácil de usar y tiene muy buen resultado».

Cuando se diagnostica un contagio en una persona, el tratamiento hay que tratar a toda la familia, aunque no tengan síntomas.

Tratamiento

La sarna se trata con permetrina, el mismo medicamento que se usa para la pediculosis (piojos) en adultos y niños de 2 meses o más. La permetrina pertenece a una clase de medicamentos llamados escabicidas y pediculicidas. Actúa matando los piojos y los ácaros. «Es una crema que se extiende por todo el cuerpo, desde el cuello hasta los dedos de los pies, y la persona infectada tiene que dormir con ella. Al día siguiente se quita con la ducha y la operación vuelve a repetirse a la semana. La crema se aplica así porque las lesiones afectan a tronco, extremidades, y genitales externos, pero no a la cara ni al cuero cabelludo. Sin embargo, los niños sí tienen lesiones en la cabeza, Con este tratamiento desaparece, aunque hay sarnas resistentes para las que hay que utilizar otra medicación. Con la crema eliminamos el ácaro, pero a veces el picor persiste por un problema de alergia y sensibilidad al ácaro». En las sarnas más resistentes, el dermatólogo reformula un medicamento específico e individualizado que preparan los farmacéuticos especializados, la ivermectina oral, que se toma con una dosis única, que se repite a la semana.

Transmisión sexual

Aunque los dermatólogos están acostumbrados a diferenciar la causa de las lesiones que se producen en la piel, en ocasiones no está clara. «Entonces usamos una lupa de alta resolución, con una luz, con la que podemos ver los surcos que deja el bicho por la piel». Escuchar al paciente y sus hábitos recientes ofrece el 90% de la información que el dermatólogo necesita. «El 90% de los pacientes que llegan a la consulta saben perfectamente dónde se pudieron contagiar, aunque algunos no lo quieran decir».

Tratamiento

Cubrir el cuerpo, del cuello a los dedos del pie con una crema de permitrina

La sarna está considerada una enfermedad de transmisión sexual que aumenta como el resto de las enfermedades venéreas. «En los últimos seis años hay un aumento importante de sífilis, VIH, gonorreas y clamidias. Hay mucha gente joven que no tiene conciencia de este problema y tienen relaciones sexuales sin protección».

Las consultas de Dermatología del Hospital de León detectan una media de cien casos de virus de papiloma humano que hace cinco años era casi inexistente.

El servicio de Urología atiende cada vez más consultas de jóvenes con uretritis causadas por infecciones de gonorrea y clamidia, dos de las enfermedades de transmisión sexual que más aumentan desde el año 2018.

La última Encuesta Nacional sobre Anticonceptivos realizada en el año 2008 destaca que sólo tres de cada diez mujeres españolas recurren a las preservativos en sus relaciones sexuales como método anticonceptivo. La encuesta analiza los resultados del estudio elaborado por la Fundación Española de Contracepción (FEC) con preguntas a 1.800 mujeres de entre 15 y 49 años.

En las consultas

Durante el confinamiento aumentaron las consultas de pacientes con síntomas de sarna

La sífilis es la infección de transmisión sexual que más crece entre los leoneses, una enfermedad que puede causar complicaciones graves a largo plazo si no se trata a tiempo.

Existen decenas de enfermedades de transmisión sexual originadas por virus, hongos, bacterias o parásitos. Piojos, ladillas, sarna o hepatitis son sólo parte de los contagios directos si no se utilizan métodos de barrera como el preservativo.

Los dermatólogos detectan más casos de sarna en León
Comentarios