miércoles. 01.02.2023
Las noticias con loro siempre esconden una promesa de hilaridad en su resolución. Debe ser por el recurso nemotécnico de los chistes, porque los loros son, tradicionalmente, carne de chistes por su siempre sorprendente capacidad de pronunciar palabras. En este caso, la capacidad del loro es también la protagonista de la historia. El ave se llama Ziggy y vivía en casa de una joven pareja en Leeds (Inglaterra). Ella, Suzy, tiene 25 años y él, Chris, 30. Todo iba bien hasta que un día Chris empezó a mosquearse con los sonidos que emitía Ziggy. Cada vez que en la televisión alguien pronunciaba el nombre de Gary, el loro se ponía a farfullar. Claro que Chris todavía no sabía que la excitación del animal sobrevenía con ese nombre concreto. No lo supo hasta que un día el loro rompió a hablar: «¡Te amo, Gary! ¡Te amo, Gary!.» Y se descubrió todo el pastel. Suzy tuvo que admitir que las frases no se las había inventado Ziggy, el chivato y que hacía cuatro meses que mantenía una relación con un compañero de trabajo. La pareja decidió emprender vidas independientes. Y Chris se lo tomó tan mal que no quiso quedarse con Ziggy: «Lo quiero mucho y de verdad lo extraño, pero era una tortura escuchar el nombre de ese hombre una y otra vez». El loro, por chivato, también tuvo que rehacer su vida, aunque ha encontrado ya un nuevo hogar en una tiende de animales.

Descubre la infidelidad de su mujer por el loro
Comentarios