martes 19/1/21
Alarma por la velocidad de contagios de la tercera ola

Diez municipios disparan la tasa del virus en la provincia

La alta velocidad de contagio del covid-19 en la tercera ola, que se inició en torno al 1 de enero, justifica la adopción de medidas restrictivas tempranas con tasas de incidencia más bajas que en la segunda. Diez municipios de León con más de 500 casos por 100.000 habitantes disparan la IA media de la provincia.
dl13p40g1
dl13p40g1

«Vamos a una velocidad de contagios importantísima y lo tenemos que frenar ya», afirmó ayer la consejera de Sanidad, Verónica Casado, en la rueda de prensa de balance del covid que realiza todos los martes.

El covid-19 de la tercera ola, dijo Casado, tiene mayor velocidad de contagio que en la segunda onda de la pandemia. De esta manera, justificó la adopción temprana de restricciones cuyo objetivo es reducir al máximo el contacto social.

Las nuevas medidas de contención de la pandemia, que estaban pendientes de ser publicadas por el Bocyl al cierre de esta edición para que entren en vigor hoy mismo, llegan a León con unas tasas de incidencia acumulada de 377 casos por 100.000 habitantes a 14 días y de 266 a siete días, por debajo de la media de Castilla y León que arrojaba ayer unas IA de 469 y 322 por cien mil habitantes.

Por cuatro semanas

El 6 de noviembre se cerró la hostelería en León con una IA de 838 casos por 100.000 habitantes

La pandemia muestra en esta onda mayor agresividad en áreas rurales que en las ciudades, si bien tanto León capital, con una incidencia acumulada 343,5 casos por 100.000 habitantes, como Ponferrada, con 414,3 casos por cien mil, están muy por encima de los 250 casos que marcan el riesgo extremo y la posibilidad de adoptar medidas de alerta 4 como las que hoy se aplican, en principio, hasta el 26 de enero.

En la provincia leonesa, cerca de 60 municipios están con nivel de riesgo muy alto al superar los 250 casos por 100.000 habitantes. Diez de ellos arrojan cifras superiores a 500 casos por 100.000 habitantes y han llevado a las autoridades sanitarias a realizar cribados masivos.

Cistierna, con una IA a 14 días de 3.508 casos por 100.000 habitantes; Sabero con 3.070; Santa Marina del Rey, con 2.192; Bustillo del Páramo con 1.802; Páramo del Sil, con 1.747; Santa María del Páramo con 1.197; Santovenia de la Valdoncina, con 752; Benavides, con 570; Folgoso, con 555 y Torre del Bierzo, con 554, son los territorios más afectados por la pandemia en el comienzo de la segunda ola, con una clara influencia en el radio de sus comarcas.

Casado, que compareció en rueda de prensa, aconsejó el «autoconfinamiento» de la población y «no salir de casa excepto para aquellas actividades esenciales como la compra y trabajar» a fin de doblegar la tendencia en las próximas semanas.

«Estamos muy preocupados por la velocidad de contagio, muy superior a la segunda ola», apostilló. Si se reducen los contagios, recalcó Casado, habrá menos ingresos hospitalarios y en ucis y se reducirán las muertes, no sólo por covid, sino por otras enfermedades que pueden dejar de ser atendidas si se colapsa el sistema sanitario.

Con estas declaraciones justificó las medidas de prevención y contención de la pandemia que entran en vigor hoy y que afectan a la hostelería, las grandes superficies, los gimnasios y centros deportivos y los locales de juego y casas de apuestas de manera similar a las adoptadas entre el 6 de noviembre, cuando la IA alcanzó 803 casos por 100.000 habitantes de IA en la provincia de León. «La desescalada hay que hacerla lenta, pero en la escalada hay que actuar rápido», recalcó.

Durante la segunda ola se empezaron las restricciones en octubre con el cierre perimetral de León y San Andrés, Luego se implantaron el toque de queda y el cierre perimetral de la comunidad. La curva se empezó a doblegar a primeros de noviembre con sus efectos.

Directos a la uci

La consejera señaló que los servicios sanitarios de Castilla y León han detectado «que muchas personas que llegan al hospital» por coronavirus requieren un «ingreso directo en las ucis» por su gravedad, que puede deberse a qué la enfermedad es más agresiva o a que por las fechas navideñas han esperado más de lo debido a ver si se les pasaban los síntomas.

Casado ha explicado que en muchos casos en estos últimos días se encuentran con pacientes que cuando llegan al hospital la enfermedad está evolucionada, con más daño pulmonar, lo que requiere ser intubados de inmediato e ir directos a las ucis. «Si tienen el más mínimo síntoma contacten con su centro de salud y con su médico», aconsejó.

No esperaban la escalada

Otra característica de esta tercera ola que se diferencia de las anteriores es que está detectando un mayor número de contagios entre los grupos de entre 20 y 29 años y entre 30 y 39 años, con casos que se criban y aíslan.

La consejera de Sanidad señaló que no se cerró en Navidad la hostelería, como se hará desde hoy, «porque no había razón objetiva para tener esta escalada tan importante».

Por ahora no se han detectado variantes del virus en las zonas de mayor contagio, por lo que se achaca a las reuniones sociales y los mayores contactos durante las fiestas la velocidad de contagio. La tercera ola tiene componentes de la primera en cuanto a que se observa diseminación del virus por los traslados desde Madrid, pero también de la segunda ola en cuanto a la «siembra» de personas asintómaticas.

El Partido Comunista de los Trabajadores de España (PCTE) denuncia a través de un comunicado «que este aumento de contagios y muertes es debido a que la Junta ha permitido que durante el período navideño las grandes superficies comerciales y los grandes establecimientos hosteleros estuvieron a pleno rendimiento, con el único objetivo de salvar al capitalismo en vez de la vida de las personas».

Diez municipios disparan la tasa del virus en la provincia