sábado 23/1/21
Ofelia Tejerina Rodríguez | Presidenta de la Asociación de Internautas

«Lo digital es una opción, pero la vida está en la calle»

Ofelia Tejerina Rodríguez, presidenta de la Asociación de Internautas. DL
Ofelia Tejerina Rodríguez, presidenta de la Asociación de Internautas. DL

Ofelia Tejerina preside la Asociación de Internautas desde octubre de 2019. El debut en esta red de usuarios de está abogada nacida en Madrid y criada en Ponferrada desde los nueve meses de vida, está marcado por la pandemia y el destacado protagonismo de internet durante los meses de confinamiento en el estado de alarma. La interconectividad exprés trae cambios positivos para las relaciones laborales y el desarrollo social, pero algunos que han tenido su protagonismo en estos meses desaparecerán por inoperativos y otros necesitarán una regulación.

—¿Cómo ha influido la pandemia en la evolución de internet?

—La ha hecho aún más imprescindible. También más funcional. Muchos servicios han mejorado en estos meses. Se han dado cuenta de las verdaderas necesidades de los usuarios, de cómo utilizamos las herramientas tecnológicas, de lo que nos preocupa, lo que nos fideliza, etc. Si se quiere ser competitivo, se debe tener en cuenta al destinatario. También somos más conscientes del concepto de ciberseguridad. Aun así, hay una parte negativa, y es que aumentaron las estafas y los ciberataques. Debemos seguir mejorando.

—¿Tiene datos de cuántos usuarios han crecido durante estos meses en la provincia de León?

—Actualmente en la provincia la banda ancha móvil tiene una cobertura aproximada del 98,7% para 4G. Y se prevé que sea del 100% cuando llegue el 5G. Durante el confinamiento las compras online se multiplicaron respecto al año anterior. Igualmente, las búsquedas de información, especialmente sobre todo lo relativo a la pandemia. Sin embargo, en el entorno rural sigue habiendo una brecha digital por edades. Las personas mayores de 70 años son las que menos utilizan Internet, especialmente en los pueblos.

— ¿Ha estado internet a la altura de las circunstancias?

—Podemos decir que sí. Gracias a estar conectados hemos podido ‘estar’ con amigos y familiares, hemos podido seguir desarrollando nuestro trabajo (en los casos en que es posible teletrabajar, claro), hemos estado informados, etc. Sin esta aportación, el confinamiento habría sido mucho más duro.

—¿Qué ha demostrado el confinamiento sobre el sistema?

—Ha demostrado que sigue habiendo carencias, pero también oportunidades de mejora. Ha demostrado que estar conectado es muy útil y nos facilita mucho la vida, pero también que es necesario desconectar. Ha demostrado que, si bien la vida digital es una opción, no es la única opción. La vida sigue en la calle.

—¿Cuál es el perfil de los usuarios que más han recurrido a internet en estos meses y cómo ha cambiado la forma de dar servicio?

—Sin duda alguna el teletrabajo y la docencia son los sectores que más usuarios han aportado, seguidos muy de cerca por el ocio. En materia de salud, también quiero destacar la utilidad de Internet, pues muchos hemos podido resolver cuestiones menores gracias a estar conectados, sin necesidad de acudir a nuestro centro de salud. En encomiable el esfuerzo de actualización que se ha realizado, en tan poco tiempo. Algo a lo que no estábamos acostumbrados.

Desinformación
«La mayor preocupación es la desinformación, las ‘noticias’ en la red que tratan de manipular la opinión pública»

—El teletrabajo, las clases escolares, las conexiones para videoconferencias... ¿han llegado para quedarse o queda mucho por hacer todavía?

—En algunos casos no servirá para nada, en otros casos serán una alternativa más que viable, y en otros ya será la única opción. No se puede hablar en términos absolutos. Lo que sí es cierto es que nos hemos dado cuenta de que es más útil de lo que nos creíamos, es menos difícil de implantar de lo que parecía, y tiene más ventajas que riesgos (salvando el hecho de que aún hay mucho que mejorar, especialmente en materia de uso responsable y ciberseguridad).

— ¿Qué plataformas son las que más se han usado?

—Las plataformas de contenidos de entretenimiento y las plataformas de videoconferencias. Aunque las redes sociales también han incrementado de forma exponencial el número de interacciones. En general, y por lógica, hemos pasado muchísimo más tiempo pegados a la pantalla que hace un año.

—El mayor ritmo de utilización de Internet también habrá incrementado la piratería y el riesgo por el uso ¿cuáles han sido esos riesgos y qué se ha detectado con mayor frecuencia?

—Una preocupación que se ha generalizado, a nivel global, y en todas las esferas, es la desinformación. Las ‘noticias’ que trataban de manipular la opinión pública. Otras, por ejemplo, a nivel empresa, han sido los ciberataques como la estafa del CEO o los ransomware; o a nivel trabajador, la intimidad en el control de la productividad. El acoso en las redes sociales también ha sido reflejo del crispamiento social que se ha vivido en estos meses tan duros.

Conectividad
«La meta para 2025 es alcanzar que el 100% de la población tenga cobertura de más de 100 Mbps»

—No todos los pueblos están preparados ni conectados. ¿En qué zonas de España ha habido más problemas de conexión?

—En los pueblos pequeños alejados de las ciudades. Recuerdo, por ejemplo, e caso de Barcones, en Soria, que se quedó sin internet y sin teléfono, algo de lo que nos hicimos eco en la Asociación de Internautas (https://www.internautas.org/html/10423.html) porque podía estar pasando en muchos otros pueblos, y requería una rápida solución. Otros, como el Val de San Lorenzo, en León, no tuvieron ningún tipo de problema en ese sentido. El Plan para la Conectividad y las Infraestructuras Digitales da respuesta al primero de los objetivos de la estrategia España Digital 2025. garantizar una conectividad digital adecuada para toda la población, promoviendo la desaparición de la brecha digital entre zonas rurales y urbanas. La meta en 2025 es alcanzar que el 100% de la población tenga cobertura de más de 100 Mbps y posicionar a España como el polo de infraestructuras digitales de interconexión transfronterizasde referencia del sur de Europa. La conectividad es uno de los pilares centrales para permitir el desarrollo con éxito de los restantes proyectos para la transformación digital del país y que se pondrán en marcha en el desarrollo de la estrategia España Digital 2025. Por este motivo, es necesario abordar decididamente el reto de extender a todo el territorio la huella de unas redes e infraestructuras digitales que han de ser robustas, seguras, de calidad y servicio excelentes, de capacidad adecuada para cada necesidad, y dimensionadas para dar respuesta a una demanda social y económica crecientes.

—¿Qué sectores son los que más se han aprovechado de las ventajas de interner y a qué sectores les ha perjudicado más?

—Tal vez sea el sector del comercio electrónico el que ha sabido sacarle más partido a la situación, no digo que lo haya hecho mejor, sólo que se ha reconvertido al mundo online con mayor rapidez. El sector bancario también ha disfrutado las ventajas de la digitalización de forma provechosa, o el sector de logística y transportes. Los más perjudicados han sido aquellos que no se pueden desarrollar online, como la agricultura o el sector turístico.

—¿Qué futuro nos espera?

—Un futuro más digital, es evidente. Aunque el inmediato es que en cuanto se pueda, todo será más físico, más de calle, más de abrazos, de charlas, sin pantallas. Tenemos muchas ganas. Y con suerte, pronto podremos disfrutar de esto, de lo importante y de todo lo aprendido.

«Lo digital es una opción, pero la vida está en la calle»
Comentarios