sábado. 04.02.2023

Un tumor cerebral de un tamaño mayor al de una pelota de tenis estaba detrás del trastorno de conducta de una barcelonesa de 65 años que dilapidó toda la fortuna familiar y se endeudó en compras compulsivas que hacía a través del ordenador y el teléfono móvil.

A lo largo de dos años, la mujer se gastó una herencia de 200.000 euros en adquirir, entre otros artículos, cientos de pares de zapatos, y cuando se arruinó pidió en secreto créditos bancarios (que le fueron concedidos) para seguir adquiriendo cosas absurdas que iba amontonando en su casa.

Aunque el patrón de este repentino cambio en su conducta (la mujer no tenía antecedentes de problemas mentales) era el de los gastos sin ton ni son, el descontrol alcanzó el punto de que la señora comía de la basura abandonando todo hábito higiénico, acumulaba objetos que recogía de la calle y salía de casa a horas intempestivas. Un comportamiento grotesco.

«Había señales de alerta que podían indicar otra cosa», cuenta a este periódico el neuropsicólogo Saúl Martínez Horta, que fue el que dio con la tecla. Solicitó una resonancia y detectó el tumor cerebral.

Dilapida 200.000 euros en zapatos por un tumor cerebral
Comentarios