viernes 06.12.2019
Personas altamente sensibles

Dones como losas

No hay un test validado en España para detectar un rasgo que padecen el 20% de las personas, una cifra que aún está por oficializar para contabilizar una característica de la personalidad más sensitiva y sentimental. Ayer se habló en la ULE de la alta sensibilidad en las segundas jornadas organizadas en la Facultad de Educación
Pablo Villagrán, Belén Ares, Lourdes Gutiérrez, Manuel Pérez y Antonio Chacón, ayer en la Facultad de Educación. JESÚS F. SALVADORES
Pablo Villagrán, Belén Ares, Lourdes Gutiérrez, Manuel Pérez y Antonio Chacón, ayer en la Facultad de Educación. JESÚS F. SALVADORES

Perciben mayor información sensorial y se dan cuenta de detalles sutiles, presentan una mayor profundidad de pensamientos y los elaboran con más detenimiento, alcanzan mayores habilidades para el desarrollo de tareas relacionadas con la creatividad y el arte, tienen una mayor capacidad de empatía al disponer de más actividad en sus neuronas espejos que el resto, poseen una mayor consciencia global asociada a la singular actividad cerebral. El 20% de la población —aunque este dato está todavía en estudio según las investigaciones— son personas altamente sensibles. La Alta Sensibilidad no es ningún trastorno o anomalía, es un rasgo de la personalidad que los psicólogos debaten ahora en España pero con una evolución de treinta años de diagnósticos en Estados Unidos. «Aquí acaba de aterrizar pero en Estados Unidos ya tienen mucha experiencia en el diagnóstico de este rasgo», asegura el presidente de la Asociación de Personas con Alta Sensibilidad en España, Pablo Villagrán.

 

La Asociación Española de Psicólogos y Profesionales de Alta Sensibilidad y la Universidad de Sevilla trabajan para validar en España un test que permita diagnosticar la alta sensibilidad. «En Estados Unidos lleva ya treinta años reconocido con una prueba autorizada por la sociedades científicas», explica Manuela Pérez Chacón, presidenta de la asociación. Pérez Chacón participó ayer en la Universidad de León en las II Jornadas sobre Alta Sensibilidad celebradas en la Facultad de Educación organizadas por la Asociación Activos y Felices. «Un grupo de psicólogos en España contribuimos a desarrollar este test», destaca Pérez Chacón, psicóloga hospitalaria «hasta ahora el diagnóstico que hacemos en los hospitales es por la clínica y la observación».

 

«Me di cuenta de que lo que me pasaba era porque era altamente sensible por las noticias que leía. Yo sabía que lo que me pasaba a mí no le pasaba a todo el mundo. Ya era una persona adulta y me sentía muy sensible sentimentalmente». El presidente de la Asociación Española de Personas con Alta Sensibilidad, Pablo Villagrán, participó ayer en las jornadas celebradas en León.

 

La mayoría de las personas con alta sensibilidad desconocen que tienen un rasgo que les puede hacer brillar o arruinar la vida. «Este rasgo tiene las dos facetas», explica. «En un entorno positivo son personas altamente creativas, que perciben detalles que otras no ven, pero en un ambiente negativo se hunden y pueden tener ansiedad y depresión».

 

Lo que para algunas personas puede ser una cualidad extraordinaria para otras pesa como una losa. Las persona altamente sensibles tienen más probabilidades de sufrir ataques de ansiedad y depresión. «En lo que se trabaja ahora es en que los psicólogos validen un test que permita un diagnóstico profesional de esta característica porque hay profesionales que no quieren hablar de esto hasta que no esté validado y reconocido este protocolo», asegura el presidente de la asociación nacional.

 

A la jornada celebrada en la Facultad de Educación asistió la decana María Lourdes Gutiérrez Provecho, y Antonio Chacón, experto en riesgos laborales, que ofreció una ponencia sobre los riesgos laborales. «Los responsables del capital humano deberían informare sobre la alta sensibilidad para aprender a desarrollar y mejorar las características poco comunes de los trabajadores altamente sensibles en las empresas para obtener una ventaja competitiva sostenible en el tiempo».

Científicos de la Universidad Stony Brook, de la Universidad de California, del Albert Einstein College of Medicine, y de la Universidad Monmouth (EE UU) analizaron los cerebros de personas HSP y los han comparado con los de personas menos sensitivas y sensibles. «Con una resonancia magnética analizaron qué zonas del cerebro se activan y compararon entre los dos grupos para ver si funcionaba de manera diferente», explica el presidente de la asociación. Estas investigaciones demostraron que las personas más sensibles sintonizan mucho con su entorno, así como tienen una mayor respuesta emocional. «Todavía se está investigando, estamos todavía en las primeras investigaciones y esperamos que se siga avanzando», asegura Pablo Villagrán tras participar en las jornadas de León.

Así son

 Profundidad de procesamiento. Dan vueltas a los mismos pensamientos y a llevar a cabo un análisis profundo.

 Gran emocionalidad y empatía. Manifiesta una gran intensidad emocional en cada una de las emociones. Suele sentirse identificado cuando les hablan de vivir en una montaña rusa de emociones.

 Sensibilidad hacia las sutilezas. Capacidad para percibir sutilezas a través de los sentidos como olores, sabores, texturas e incluso en el plano visual.

 Estrés físico y emocional. Suele manifestarlo a través de la piel.

 Ruidos inesperados. Se altera mucho antes los ruidos fuertes.

 Luces brillantes. Suele ser un estímulo excesivo.

 Timidez. Los menores pueden presentarse a priori como tímidos o introvertidos. Prefieren entender la vida desde un punto colaborativo a competitivo.
 

Dones como losas