jueves 17.10.2019

La edad media de emancipación de los españoles se sitúa en los 29 años

Un 54,4% de los jóvenes entre los 18 y 34 años continúa viviendo con sus padres.

Sin ingresos por el elevado paro y el empleo precario. Faltos de ayudas públicas de la administración para la emancipación. Un cóctel que provoca que el 54,4% de los jóvenes españoles entre 18 y 34 años vivan con sus padres. Esta es una de las principales conclusiones del estudio Jóvenes y emancipación en España elaborado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) y la Obra Social Caja Madrid.

La edad media de emancipación en España se sitúa en los 29 años, algo más en los hombres y menos en las mujeres. En cualquier caso son cifras similares a países como Bulgaria o Rumanía, pero alejadas de los 25 años de Francia o Alemania.

Las administraciones públicas no contribuyen a facilitar el acceso a la vivienda en comparación a otros países europeos, especialmente los nórdicos. Y es que en España los ingresos en las personas de entre 15 y 30 años procede mayoritariamente de su trabajo (48%) seguido de las ayudas familiares. Solo un 5% proceden de becas, ayudas sociales o al desempleo. Mientras que en Alemania supone un 22% y en Dinamarca un 27%.

Además, entre las causas económicas se encuentra el elevado precio de la vivienda en comparación con unas remuneraciones bajas. Pero el alquiler, con precios prohibitivos y similares a una cuota hipotecaria, tampoco parece la solución. De hecho, los jóvenes dedican una media del 42% de su sueldo a pagar el alquiler. No es de extrañar que el 78,9% prefieran comprar una casa. «La vivienda en propiedad siempre otorga seguridad», confiesa Megías.

Los ingresos de este colectivo están muy mermados por el masivo paro juvenil, que alcanza el 50%. Además, las diferencias también se producen en el tiempo que transcurre desde que se accede al primer empleo y se abandona el hogar familiar. En España son 2,9 años.

Aún peor es el la duración media desde que un joven termina los estudios y encuentra un empleo. Según datos de la Ocde, en 2006 España se encontraba a la cola europea, ya que se necesitaban 34,6 meses.

Sin embargo, la cuestión financiera no es la única responsable de este retraso. De hecho, durante los años 80 y 90, con una coyuntura más favorable que la actual, la edad de emancipación se retrasó igualmente. «Los jóvenes valoran la comodidad que encuentran con sus padres y temen perder su estatus si se van de casa», explica Megías.

La edad media de emancipación de los españoles se sitúa en los 29 años
Comentarios