sábado. 26.11.2022
DL13P25F4-19-18-09-7.jpg

Convertir Villar del Monte, en Cabrera Alta, y Forna, en Cabrera Baja, en conjuntos etnográficos singulares fue el sueño de Concha Casado, que sembró en esta comarca la semilla para conservar la arquitectura tradicional. Las iniciativas públicas que promovió han producido un efecto imitación. Primero fue Nati Villoldo y sus aulas del Encaje, en Villar, y la cultura tradicional en Valdavido. Luego llegó un editor británico de libros de música que ha restaurado la casa rectoral y detrás un matrimonio belga vinculado al mundo del encaje, el antropólogo José Luis González y poco a poco emigrantes y vecinos.

El sueño de Concha Casado
Comentarios