domingo 20/6/21
Primer día desde el 25 de octubre

Sin estado de alarma pero con restricciones

Fin a seis meses con un régimen excepcional. El virus mantiene alta la incidencia en la provincia, que vuelve a subir a 173,08 casos por 100.000 habitantes. Después de nueve meses en estado de alarma (tres meses de marzo a junio de 2020 y seis de octubre a mayo de 2021), desaparece el toque de queda y el confinamiento perimetral, pero siguen, de momento, las mascarillas, los límites de aforos, las distancias de seguridad, los contagios, los aforos, los geles, las UCI....
La calle Burgo Nuevo, que minutos antes estaba llena de terrazas y gente, justo a las diez, hora del toque de queda, anoche. MARCIANO PÉREZ

Hoy es el primer día desde el 25 de octubre que amanece sin las medidas excepcionales de un estado de alarma, un régimen que el Gobierno adoptó por primera vez el 14 de marzo de 2020—prorrogado siete veces hasta el 21 de junio— para combatir el coronavirus con severas restricciones en el movimiento de personas y la actividad económica. En esos tres primeros meses el virus dejó en León una cicatriz de 656 muertes y 12.151 personas infectadas .La Bañeza fue la zona más castigada por la pandemia, con 1.116 personas enfermas y 167 fallecidos. Tras un periodo de relativa calma durante el verano, en la que parecía que el esfuerzo común había controlado el virus, el julio y agosto empezaron a despuntar nuevos contagios que obligaron a las comunidades autónomas a tomar medidas restrictivas más duras, que al no estar amparadas por el estado de alarma, motivaron dictámenes diferentes en los tribunales autonómicos. El auge de la segunda ola motivó que el Gobierno recurriera de nuevo a este régimen excepcional, aprobado el 25 de octubre y que ha estado en vigor hasta la pasada medianoche.

El fin del estado de alarma elimina el toque de queda a las diez de la noche, amplia el horario de cierre de la hostelería a las doce de la noche, aunque no pueden admitir a más clientes a partir de las 23.00 horas, se permiten las reuniones familiares y sociales privadas sin límite de miembros, se eliminan los aforos en los lugares de culto y se suprime el confinamiento perimetral, lo que permite la movilidad y los desplazamientos a otras comunidades y provincias. El cierre perimetral se levanta en toda España, excepto en Baleares. Los desplazamientos a las islas deben justificarse y someterse, en su caso, a un control sanitario.

El fin del estado de alarma no significa que se vuelva a la normalidad, que, según el objetivo del Gobierno se dará cuando se registren 25 casos por 100.000 habitantes, muy lejos aún de la realidad de la provincia.

El interior de los bares de seis municipios de León —León, Villablino, Ponferrada, San Andrés del Rabanedo, Valverde de la Virgen y Bembibre, siguen hoy cerrados por la alta incidencia del virus, pendiente de la decisión que tome mañana la Junta en función de los contagios. El resto de las medidas sanitarias permanecen vigentes. Las mascarillas, los geles, las distancias de seguridad, los aforos... todo se relajará o se endurecerá en función de la evolución del virus y con cuatro niveles de alerta que marcarán las políticas sanitarias en función de la incidencia y la ocupación de las camas UCI. León sigue en alerta 4, la de más alto riesgo.

Respeto del toque de queda

Los leoneses aprovecharon ayer el último día con estado de alarma para llenar las terrazas y salir a la calle en una tarde de sábado casi primaveral, pero mayoritariamente volvieron a cumplir con las normas para respetar el toque de queda a las diez de la noche. La calle Burgo Nuevo, hasta esa hora muy concurrida, se quedó prácticamente vacía poco después de las diez de la noche pese a que dos horas más tarde decaía el estado de alarma y el confinamiento perimetral.

Sin estado de alarma pero con restricciones
Comentarios