martes. 07.02.2023
Las expectativas indican que antes de 30 años tendremos interfaces sensibles a las emociones

Ya están aquí los ordenadores con «sentimientos» como las personas

Un proyecto europeo permitirá fabricar ordenadores que se comporten como humanos
Informáticos de la Queen's University de Belfast coordinan un proyecto europeo para fabricar ordenadores que piensen y se comporten de un modo parecido a las personas. Es un proyecto a cuatro años, con un presupuesto de 10 millones de euros y basado en las llamadas «interfaces multimodales» que permiten a los ordenadores detectar el talante del usuario y responder en consecuencia. En este proyecto titulado «Humaine» participan unos 160 investigadores de 27 instituciones de toda Europa. El profesor Roddy Cowie, de la facultad de psicología de la Queen's University y coordinador del proyecto, ha dicho: «Los ordenadores que responden a las emociones humanas pueden parecernos hoy ciencia ficción, pero los va a haber. De momento, el uso de los ordenadores está limitado por el teclado y la pantalla. Si pudiéramos hablar con ellos normalmente a través de un micrófono, la diferencia sería enorme. Pero las emociones forman parte del habla y la experiencia demuestra que a la mayoría de las personas les molesta hablar con una máquina. Por eso, si hiciéramos ordenadores más intuitivos, expresivos y fáciles de usar, habría mucha más gente que se aprovecharía de la informática». Para ello están desarrollando métodos de programación y de entrenamiento de los ordenadores, para que reconozcan e interpreten el estado de ánimo del usuario y reaccionen en consecuencia. Eso supone que hay que dotarles de cierta «personalidad», un determinado grado de autonomía y cierta capacidad de relacionarse con el usuario. Además hay que tener cuidado sobre lo que se quiere, pues en último término el control debe corresponder sin duda al usuario. Las expectativas indican que antes de 30 años tendremos interfaces sensibles a las emociones, que funcionarán de modo muy parecido a como funcionan hoy el teclado y el ratón, según Cowie. Interés en la enseñanza Se espera que los ordenadores sensibles puedan tener un papel importante en muchos campos como la enseñanza, pues el alumno comprende mucho mejor si quien le enseña responde a sus necesidades. El equipo de Belfast ya había participado en un proyecto semejante, Oresteia, un simulador que detecta ciertos estados emocionales del paciente. El proyecto forma parte del Sexto Programa Marco de la UE que pretende que la ciencia y la tecnología europeas sean líderes mundiales en campos clave a través de «redes de excelencia» en las que participen los mejores expertos europeos en cada campo. El proyecto Humaine se puso en marcha en diciembre de 2003. Desde hace más de 10 años se estudia la posibilidad de crear ordenadores sensibles a las emociones, con la participación de expertos en muy diversas especialidades. Por ejemplo, en este proyecto participan las facultades de psicología, inglés, informática y el centro de investigación en artes sonoras de la universidad de Belfast. Además participan empresas como Telecom y dos universidades israelíes, que aportan expertos en proceso de señales, lenguaje natural, comunicación hablada, proceso de imágenes, gráficos por ordenador, inteligencia artificial y en otras disciplinas.

Ya están aquí los ordenadores con «sentimientos» como las personas
Comentarios