martes. 09.08.2022

Calor, sequía e incendios desplazan en las conversaciones de los ciudadanos europeos a otros asuntos como la crisis económica o la guerra en Ucrania, con los termómetros disparados y con Inglaterra en alerta roja por primera vez en su historia por una ola de calor. Si bien el caso de Inglaterra es muy llamativo, el resto del Reino Unido permanece en alerta naranja, con temperaturas que pueden superar los 40 grados centígrados, según la oficina meteorológica local, Met.

Londres es la ciudad que más está sufriendo el rigor de la canícula que, según la Met, tiene impacto «en las personas y las infraestructuras» y que puede llegar a generar una «situación muy opresiva» la pasada noche y también hoy, con previsión de 41 grados.

La situación es peor en Francia, donde quince departamentos de la fachada atlántica están en alerta roja y la ola de calor se ha apuntado algunos récords como el del puerto bretón de Brest con 35,8 grados —algo más de dos grados y medio que el anterior, de 1949—. La buena noticia es la llegada hoy de un frente de tormentas que descargará entre los Pirineos y la frontera belga, con lo que el calor quedará acorralado en el sureste de Francia.

Italia también sufre, con termómetros de hasta 42 grados por el día y 30 por la noche en el centro y norte del país —en la Toscana, Umbría, el Lacio y la Llanura Padana— combinados con la mayor sequía de los últimos setenta años. Los meteorólogos italianos ya advierten de que la que acaba de comenzar será «la semana más calurosa de 2022» debido al anticiclón africano bautizado significativamente como «Apocalypse4800».

Europa se abrasa
Comentarios