jueves 23/9/21
ACTIVISMO SOCIAL

La familia Pinto-Prieto gana otra batalla social

Recupera por sentencia el título de familia numerosa especial que le retiraron por la edad de los hijos mayores

El activismo social y la familia Pinto-Prieto van de la mano en León. Ramiro Pinto y Yolanda Prieto fueron tejadistas en Riaño cuando eran novios. Poco tiempo después, a primeros de 1988, nacía Rayo, el primero de sus tres hijos y dos hijas.

Nadie pudo evitar el cierre del gran pantano. Pero Ramiro y Yolanda ganaron su primera batalla judicial poco después. El Registro Civil se negaba a inscribir al niño con el nombre formado por la unión de la primera sílaba del nombre de la pareja. El juez les dio la razón y el niño pudo llamarse Rayo, de la misma manera que hay niñas que se llamaba Nieves, Brezo, Lluvia o Montaña.

Ocurría entre marzo y mayo de 1988. Treinta años después Rayo está a punto a de irse a vivir a un pueblo de León y los otros cuatro andan por el mundo trabajando y estudiando. Como muchos jóvenes leoneses. La familia numerosa obtuvo la categoría especial cuando nació Elsa, la más pequeña. La ley establece beneficios especiales —matrícula gratuita, 50% de descuento en campamentos y otras bonificaciones— a partir del quinto hijo o cuando son cuatro y al menos tres procedan de parto, acogimiento o adopción.

Al quedar sin cobertura alguno de los miembros, debido a la edad, las familias perdían el derecho al título. Pero desde 2015, una reforma de la ley permite que mantengan los derechos adquiridos todos los hermanos hasta la edad límite de disfrute.

Sin embargo, «a la hora de aplicarlo en Castilla y León a las familias numerosas especiales se les renovaba como categoría “general”, lo cual no es renovar su condición real y supone un agravio comparativo en relación a las mismas de categoría general. Disminuyendo sus beneficios ostensiblemente», explica Ramiro Pinto. No se resignó e inició una nueva batalla judicial para recuperar el carné especial y sus beneficios. El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Valladolid acaba de darle la razón. La sentencia declara no conforme a derecho la negativa del gerente de Servicios Sociales, de abril de este año, y reconoce a los Pinto-Prieto «el título de familia numerosa de categoría desde la fecha de su solicitud».

La Junta argumentaba que las rentas familiares excedían el límite de renta per cápita, pero Ramiro Pinto argumentó la «necesaria evitación de discriminaciones entre hermanos» tal y como se hace en otras comunidades autónomas como Andalucía.

«Con tal pérdida se produce una situación de discriminación con respecto a los hermanos menores que generaron para la familia el derecho de ese título», argumenta una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que recoge la sentencia del Contencioso Administrativo nº 3 de Valladolid.

«Con esto que hemos ganado, los pequeños podrán continuar y la tercera terminar de hacer el máster. De otra forma a medias y a trancas y barrancas, como se dice», explicó ayer Pinto.

La Gerencia de Servicios Sociales señaló ayer que la normativa que se aplica es de carácter estatal y que ha consultado hasta en dos ocasiones con la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, «que es la que ha indicado a la Gerencia la forma de aplicar la norma en el sentido en el que se ha hecho».

Asimismo, la Consejería de Familia ha asegurado que la sentencia no genera jurisprudencia y que se aplicará solamente a la familia afectada pues asegura que está fuera de sus competencias. Pero que, no obstante, informará a la Secretaría de Estado «para que la conozcan y valoren».

La familia Pinto-Prieto gana otra batalla social
Comentarios