jueves 27/1/22

La familia de Félix Ángel Huidobro y Beatriz Ibán entregó ayer a los menores de 5 y 7 años con los que convive desde hace cuatro años, mediante acogimiento familiar, junto a su hija Teresa de 10 años, a la familia de adopción seleccionada por la Gerencia de Servicios Sociales de León. «Ha sido muy duro», reconocieron, a la espera de que el Procurador del Común resuelva la queja admitida a trámite en la que solicitan paralizar el proceso en atención «al interés de los menores».

«Comprendemos las implicaciones emocionales que tiene un acogimiento familiar y los vínculos que se establecen; las familias que acogen tienen mi máximo reconocimiento. Son héroes», señaló la directora general de Familia, Esperanza Vázquez. Recordó que el papel de estas familias «es colaborar con la administración en la protección de menores desamparados para que no estén en centros residenciales» y que esta opción se prefiere en los menores de 6 años.

«Contestaremos con detalle al Procurador del Común porque la Gerencia de Servicios Sociales siempre actúa en defensa del interés de los menores», dijo. La directora general admitió que el acogimiento familiar temporal se prevé por dos años mientras se reintegra a los menores a su familia de origen porque se ha solucionado la causa del desamparo o bien mediante adopción. Sin embargo, a veces se prolongan, puntualizó. Vázquez subrayó que el acogimiento familiar no es compatible con la adopción, «son dos procesos paralelos», «no puede ser un atajo para una adopción», añadió.

«Desde el punto de vista legal, prevalece una adopción sobre un acogimiento porque cuando adoptas es un hijo tuyo con todos los derechos. Así que si la Gerencia ha encontrado una familia adoptiva, por nuestra normativa y el interés del menor, ha hecho bien», añadió.

«Las familias que acogen menores son héroes, pero prevalece la adopción»
Comentarios