domingo. 14.08.2022

Ayer mismo a mediodía se produjo el encuentro entre los nueve niños saharauis de ocho años, que han llegado como embajadores y embajadoras de la causa a la comarca, y sus familias de acogida durante estos casi dos meses.

La iniciativa la desarrolla la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui en el Bierzo, promotora de la campaña «Vacaciones en Paz» y organizadora de todo el viaje.

La llegada estaba previsto que se produjese en torno a las 13.00 horas de ayer en el Ayuntamiento de Camponaraya, donde les recibiría el alcalde. Sin embargo, los retrasos en el traslado han hecho que esto último no sea posible, llegando finalmente pasadas las tres de la tarde.

Así, nueve niños y niñas refugiados saharauis llegaron ayer jueves al Bierzo, procedentes de la ciudad argelina de Tindouff, con el fin de pasar casi dos meses de verano con familias de la comarca.

Estos menores, todos ellos nacidos en el 2014, serán quienes pondrán rostro y voz a la situación de su pueblo no solo aquí, sino en centenares de localidades del resto de España, dando vida a una nueva edición del exitoso programa «Vacaciones en Paz». Dicha iniciativa se recupera este año tras dos de parón a causa de la pandemia, siendo el 2019 el último año en que se desarrolló con normalidad. Es por eso que este año se ha retrasado en el tiempo la llegada y desde la organización cuentan que todo el papeleo se ha tenido que hacer corriendo, «pero ya están aquí y lo importante es que disfruten de su estancia, y nosotros con ellos».

La asociación les esperó ayer en el aeropuerto de Valladolid, donde llegó el vuelo. Desde allí, voluntarios de la organización les condujeron en un autobús hasta la plaza del Ayuntamiento de la localidad berciana de Camponaraya, donde fueron recibidos finalmente solo por las familias de acogida, distribuidas entre los municipios de Camponaraya, Oencia, Columbrianos y Molinaseca.

El viaje, según dice Nieves Álvarez, presidenta de la asociación en el Bierzo y acogedora de dos niños, ha sido muy largo. «Llegan agotados y del aeropuerto tardaron mucho en salir por los trámites. Ellos salieron ayer, apenas han comido y llegan desganados y sin entenderse muy bien todavía con las familias». Algunos de ellos incluso son muy pequeños.

Lo que sigue, cuenta, es que dentro de unos días, cuando les den de alta en la Seguridad Social, pedirán una cita con el pediatra correspondiente, que les hará un reconocimiento médico y verá sus necesidades para transferirlos a otros especialistas.

Finalmente, serán pocos días los que se queden en España, pues ya les han informado de que no serán los dos meses completos, como de costumbre, aunque tampoco les han puesto fecha para marcharse.

Desde el programa «Vacaciones en Paz», que se inició hace casi treinta años y comenzó con acogidas en colegios, se enorgullecen de que niños y niñas refugiados saharauis puedan cambiar la dureza del desierto por un estancia en varias de nuestras localidades, mencionadas anteriormente. «Durante su permanencia, podrán disfrutar de una alimentación saludable, revisiones médicas y asistencia oftalmológica y dental, cosas básicas que no siempre tienen garantizadas en el inhóspito lugar en el que se ven obligados a vivir».

Familias del Bierzo acogen a nueve niños este verano
Comentarios