miércoles 27/10/21

TRIBUNA RELIGIÓN | Fiesta de la Sagrada Familia

LITURGIA DOMINICAL | En la familia tienen cabida el niño que no se vale por sí mismo, el anciano a quien ya le faltan fuerzas, el joven que busca su lugar en la vida y en la sociedad, el padre, la madre, el enfermo... Todos
José Jácome
José Jácome

Según los evangelios, la mayor parte de la vida de Jesús la ocupó su estancia oculta en Nazaret. Por eso, quienes creemos que vino a la tierra, también para ser nuestro modelo, debemos acudir una y otra vez a Nazaret para descubrir el valor de lo ordinario y de la vida de familia. En Nazaret encontramos entrega, amor y el compromiso de buscar juntos la felicidad y la solución a las dificultades (cf. Mt 2,13-15.19-23).

Esto es la familia: «Comunidad de vida y amor» de quienes la componen; escuela de madurez donde se aprende el respeto a la persona y a toda persona. En la familia tienen cabida el niño que no se vale por sí mismo, el anciano a quien ya le faltan fuerzas, el joven que busca su lugar en la vida y en la sociedad, el padre, la madre, el enfermo... Todos. En la familia se aprende a confiar, a compartir, a obedecer sin complejos, a convivir (cf. Eclo 3,3-6.12-14). Es «iglesia doméstica» donde se experimenta la presencia y la fuerza de Dios que explica y sostiene la propia vida. Y «escuela de las virtudes sociales»: del trabajo, la honradez, la solidaridad… En la familia la sociedad encuentra apoyo y solidez. Volvamos hoy nuestra mirada a la Sagrada Familia de Nazaret para revisar nuestra vida en familia.

Si queremos crecer como personas creyentes, si queremos ser útiles y colaborar en la formación de los que conviven con nosotros, y si queremos ser eficaces en la búsqueda del bien en la sociedad en que vivimos, cuidemos la vida de familia y confiemos en ella.

En Navidad Dios pone de manifiesto su amor a través de su Hijo hecho hombre. Hoy se nos invita a descubrir el amor en la familia de Nazaret: José, María y Jesús, en medio de dificultades, viven unidos por el amor. Su ejemplo nos llama hoy a vivir el amor dentro de nuestras relaciones familiares. No pueden faltar la misericordia entrañable, la bondad, la humildad, la dulzura, la comprensión y el perdón. Sobre todo, no debe faltar el amor (cf. Col 3,12-21).

TRIBUNA RELIGIÓN | Fiesta de la Sagrada Familia
Comentarios