viernes 03.07.2020

«Fue el viaje más suave», confiesan los astronautas de la SpaceX

Los astronautas Robert Behnken y Douglas Hurley, tripulantes de la primera nave de una compañía privada llegada a la Estación Espacial Internacional (EEI), la Dragon Endeavour de SpaceX, han confesado este lunes que el viaje fue más «suave» que los que realizaron en los transbordadores de la Nasa hace años.

«Voló de forma muy similar a la lanzadera del antiguo programa espacial, pero lo que más nos sorprendió es que casi no nos dimos cuenta de la separación de la nave porque fue muy suave, a diferencia de lo que notabas en las lanzaderas (de la Nasa)», ha dicho Hurley en una rueda de prensa desde la EEI.

La Dragon Endeavour con Behnken y Hurley a bordo fue lanzada en la punta de un cohete Falcon 9 de Space X desde el Centro Espacial Kennedy de Cabo Cañaveral el pasado sábado y el domingo llegó a la EEI sin problema alguno.

Se trata del primer vuelo espacial a la EEI desde suelo estadounidense en nueve años. En 2011, la Nasa canceló el programa de transbordadores y empezó a usar naves rusas para el transporte de sus astronautas a la Estación Espacial. Junto al estadounidense Chris Cassidy, que llegó a la EEI el pasado 9 de abril a bordo del transbordador Soyuz junto a dos astronautas rusos, Behnken y Hurley intercambiaron sus impresiones de lo que ha sido también el primer viaje a la órbita terrestre mediante una compañía privada. También notaron diferencias respecto a otros viajes espaciales ya que el transbordador se llenó de combustible estando ellos en la nave.

«Fue el viaje más suave», confiesan los astronautas de la SpaceX