martes. 05.07.2022

Glasgow limita el calentamiento global 1,5 grados

El pacto apremia a los países a acelerar las reducciones y nuevos planes en 2022
                      Alok Sharmat, presidente de la COP26, celebra el acuerdo de Glasgow logrado a última hora. ROBERT PERRY
Alok Sharmat, presidente de la COP26, celebra el acuerdo de Glasgow logrado a última hora. ROBERT PERRY

La cumbre climática de Glasgow (COP26) ha impulsado un proceso en el que cerca de doscientos países del mundo se comprometen a reducir sus emisiones de gases con efecto invernadero para contener el aumento de temperatura del planeta en 1,5º centígrados desde la época preindustrial.

El acuerdo fue alcanzado mediante consenso tras una negociación entre los países más poderosos e influyentes. mayoría de participantes en la conferencia reducirá el 45% de sus emisiones de dióxido de carbono, CO2, para 2030 con respecto a las de 2010 y alcanzará el cero neto en 2050. Se comprometen también con una reducción drástica de otros gases con efecto invernadero. Pero China, el mayor emisor (el 26,1% del total planetario) aspira a llegar al máximo antes de 2030 y al cero neto en 2060. Mientras India, quinto emisor, promete neutralidad en 2070.

Según el mismo documento aprobado ayer, las emisiones totales que se deducen de los planes nacionales de reducción —contribuciones nacionales determinadas, en el lenguaje de la ONU— serían en 2030 un 13,7% superiores a las de 2010. El pacto de Glasgow apremia a los países a acelerar las reducciones y a presentar nuevos planes en el final de 2022, en la COP27.

China e India expresaron reservas por el desplazamiento del acento al objetivo de 1,5º grados en esta conferencia, cuando en París se planteó de una forma más abierto: como una aspiración a mantener la temperatura por debajo de 2ºC e idealmente en 1,5º. La medición del progreso con el nuevo objetivo firme dependerá de los informes del Panel Intergubernamental de científicos.

India también encabezó en la última sesión la resistencia contra la las sanciones al carbón. El documento final incluye, por primera vez en el proceso de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, un compromiso de eliminar gradualmente los combustibles fósiles, cuya combustión es la causa principal de un calentamiento negativo de la atmósfera, según el consenso de los científicos del panel. Pero se cambió la redacción por la presion de India —se encarará (face down) a las centrales eléctricas que utilizan carbón sin captura y almacenamiento de carbono o de las subvenciones a los combustibles fósiles, «salvo las que ayudan a los más pobres»— enojó al grupo EIG de países ambiciosos en la descarbonización, liderados por Suiza, las islas Marshall y Fiji, aunque como la UE adoptaron la nueva redacción, que ofrece estándares no medibles, en nombre de la unidad.

El enviado del presidente de Estados Unidos para el cambio climático, John Kerry, afirmó que en la teoría sobre los acuerdos los buenos son aquellos que crean incomodidad a todas las partes y que el logrado en Glasgow tiene esa amarga virtud. La disparidad en los compromisos de reducción de emisiones es un asunto grave que definirá la relación entre China, Estados Unidos y la Unión Europea.

Glasgow limita el calentamiento global 1,5 grados
Comentarios