sábado. 13.08.2022

Golpe sin precedentes al sida

Un tratamiento experimental consigue que una mujer española con VIH viva sin medicación El Hospital Clínico de Barcelona está tras este hito terapéutico
                      El virus de inmunodeficiencia humano afecta a 40 millones de personas en todo el mundo. DL
El virus de inmunodeficiencia humano afecta a 40 millones de personas en todo el mundo. DL

La historia de la medicina es testigo de grandes descubrimientos que son fruto de la casualidad. Uno de ellos, el más famoso, fue el hallazgo de la penicilina; y otro, que es noticia desde hoy, el de una mujer de Barcelona, infectada por el virus del sida, que fue tratada de una infección grave hace más de quince años y a partir de entonces dejó de necesitar medicación antirretroviral. Los médicos y científicos que la trataron no salen de su asombro, hasta el punto de que, de momento, prefieren no hablar de ‘curación’. Los análisis revelan que su cuerpo conserva rastros del virus de la inmunodeficiencia humana, el VIH. ¿Se reactivará algún día? No se sabe. Lo cierto es que su caso es tan exclusivo que se presenta en el congreso Mundial del Sida que se celebra a partir de mañana en Montreal (Canadá).

No se trata del primer afectado del mundo que logra ¨vencer¨ al VIH, ni siquiera la primera mujer. Hay algún caso más, incluso en España, contados, pero los hay- de pacientes que con trasplantes de médula ósea o sangre de cordón umbilical han conseguido el más difícil todavía en medicina, que es superar la infección por el virus del sida. Lo que convierte en exclusiva la historia de esta mujer de mediana edad, cuya identidad se mantiene en el anonimato por expreso deseo de ella misma, es la forma inaudita en que lo ha hecho.

Hace algo más de quince años, la mujer ingresó en estado grave en el hospital Clínico de Barcelona, que es un centro de referencia mundial en la atención, cuidado e investigación en torno a la enfermedad. La paciente presentaba un cuadro complicado, que incluía herpes y candidiasis, complicaciones muy comunes en pacientes con VIH que comienzan a estar bajos de defensas.

Tras el diagnóstico, la mujer fue invitada a participar en un ensayo clínico. Su problema iba a ser tratado con un cóctel fuerte de antirretrovirales y un fármaco inmunomodulador. Además, el tratamiento incluyó un inmunosupresor, la ciclosporina A, que busca justo el efecto contrario. De todos los voluntarios, solo uno logró el efecto esperado. El VIH seguía en su cuerpo, pero no rebotó. Desde entonces se dejó ver sólo en los análisis de sangre con una presencia tan pequeña que nunca ha necesitado terapia antirretroviral para evitar que el virus invada.

Ante este importante hallazgo el siguiente paso es hacerse la pregunta de si esta estrategia puede ser usada para los 40 millones de pacientes que en todo el mundo padecen VIH.

Golpe sin precedentes al sida
Comentarios