lunes 20.01.2020
Cumbre del clima

Al Gore: «No podemos convertir nuestro cielo en una alcantarilla»

El exvicepresidente estadounidense, pionero en alertar del cambio climático, denuncia el racismo ambiental que supone
Al Gore durante su conferencia en la cumbre del Clima. LUCA PIERGOVANNI
Al Gore durante su conferencia en la cumbre del Clima. LUCA PIERGOVANNI

Muy pocos le creían hace años cuando alertaba del impacto de la crisis climática que es ya una evidencia científica: el exvicepresidente estadounidense y Premio Nobel de la Paz, Al Gore, animó ayer en Madrid a combatir juntos contra «el mayor reto de la humanidad» en referencia al calentamiento global.

 

«No podemos convertir el cielo en una alcantarilla» a causa de nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, afirmó el exvicepresidente estadounidense, uno de los precursores políticos en la concienciación del impacto del calentamiento global hace ya décadas.

 

Al Gore hizo estas declaraciones fuera del recinto de la cumbre climática o COP25 en Madrid, durante la jornada «Resolvamos la crisis climática juntos», con medio millar de asistentes, organizada por The Climate Reality Project, un proyecto de voluntarios para concienciar en la lucha contra la crisis climática.

 

Durante la conferencia, la primera de Al Gore en España desde hace diez años, este activista ambiental que fue galardonado por ello en 2007 con el Premio Nobel de la Paz denunció el componente de «racismo ambiental» del cambio climático que castiga más a los colectivos más vulnerables.

 

Pese a sus graves efectos, que ya se están viendo en todo el mundo, con fenómenos meteorológicos cada vez más extremos, Al Gore dijo que tiene «esperanza» en la humanidad y en su capacidad para actuar a tiempo frente a este problema global.

 

«Mi esperanza son los jóvenes, con sus manifestaciones y movilizaciones, y también los líderes empresariales, y muchos inversores que están afrontando este reto tomando medidas más serias muchas veces que los propios políticos».

 

Y también, dijo, confía en las tecnologías, en la revolución digital, y en las energías renovables y en los voluntarios que de forma altruista plantan árboles y ayudan a concienciar de la necesidad de tomar medidas.

Al Gore: «No podemos convertir nuestro cielo en una alcantarilla»
Comentarios