jueves 21/10/21

Tres gotitas en un terrón de azúcar

A caballo, en bicicleta y en un jeep llegaron las dosis de la vacuna contra la polio a los puntos más lejanos de la provincia en una época en que carreteras había tan pocas como vehículos. Si el personal femenino del Servicio Social fue clave en la campaña, también participaron algunos médicos de la provincia como Antonio Silván, destinado entonces en Chozas de Abajo, y Antonio Mallo, médico de San Emiliano. La prensa también jugó un papel crucial para difundir la novedad de «este procedimiento, sencillo, dulce, que no ofrece inconveniente alguno y que inadvertidamente previene contra la polios consecuencia ni malestar alguno». Se trataba de acabar con una enfermedad mortal o paralizante con tres gotitas diluidas en un terrón de azúcar.

Tres gotitas en un terrón de azúcar