martes 21.01.2020
CONEXIÓN DE INTERNET A LA DESESPERADA

De la hacendera de adobes a la del wifi

La aldea global margina al mundo rural. En Valdealiso, uno de los 19 pueblos del municipio de Gradefes, comenzó una pequeña revolución tecnológica que se extiende como una malla por la ribera del Esla y otros contornos: conexión a la internet que les niegan las grandes compañías..
De la hacendera de adobes a la del wifi

Un total de 1.089 pueblos de 187 municipios de la provincia de León son zonas blancas NGA. No disponen, total o parcialmente, de cobertura de redes de banda ancha de nueva generación, ni previsiones para su dotación por algún operador en el plazo de 3 años, en base a planes de inversión creíbles, según los últimos datos de 2019 de la Secretaría de Estado para el Avance Digital.

Muchas de estas poblaciones ni siquiera tienen acceso a internet con otras tecnologías. Son zonas completamente opacas para la aldea global de internet. Hasta hace un año Valdealiso, una pequeña localidad del municipio de Gradefes, en la ribera del Esla, no tenía conexión digital.

El pueblo, con apoyo del ayuntamiento, se puso manos a la obra y, como en los tiempos en que levantaron con adobes la casa rectoral, hace más de medio siglo, y arreglaron con esmero y hacendera la casa concejo y tele-club, hace algo menos tiempo, lograron que la antena de Cifuentes de Rueda les diera conectividad a la red. La Asociación de Amigos de Valdealiso, con sede en el tele-club, es la artífice de este milagro del que ahora se benefician todas las personas, residentes fijos y ocasionales, que quieran conectarse. El 5 de agosto se cumple un año de la llegada de internet a Valdealiso. La ‘magia’ de las radiofrecuencias hizo posible lo que era imposible con el satélite. Es

Por detrás hay varios años de trabajo. El alcalde de Gradefes, Amador Aller, apunta que dar servicio de internet a los pueblos fue una prioridad desde que se estrenó en el cargo en 2015. «Empezamos por el ayuntamiento, donde hay un aula con varios ordenadores. Pero tenemos 19 pueblos y una superficie de 208 kilómetros cuadrados, así que vamos a ir dando cobertura desde una antena a la siguiente», explica.

Los ayuntamientos no pueden hacer de operadores y suministrar wifi, pero facilitan las infraestructuras para que se aprovechen las antenas que ya han colocado las grandes operadoras. La señal inicial está en el repetidor de Las Lomas, en León, y de ahí pasa a Cifuentes de Rueda, a dos kilómetros y pico del pueblo.

«La antena ya estaba ahí pero no estábamos en su línea, así que se tuvo que poner un dispositivo», explica Guillermo Viña, coordinador del proyecto Eslawifi. Valdealiso es la cuna de esta iniciativa colaborativa que prevé extenderse por 47 municipios de la ribera del Esla con el propósito de «acabar con las zonas blancas», asegura Guillermo Viña. Villafañe se acaba de unir y están pendientes proyectos próximos en tres municipios cercanos como son Valdepolo, Almanza y Villasabariego.

«Los ayuntamientos podemos dotar de infraestructuras, pero no dar la conexión», recalca Aller. Una vez que la señal llega cada persona contrata lo que quiera o necesita. Con la ayuda del wifi 4EU que ha recibido el municipio junto a otros de la provincia comprarán torres pequeñas para dar cobertura a al menos otros dos pueblos. «La conectividad es una necesidad tan importante como tener buenas carreteras. Para sujetar a la gente en el ámbito rural es una condición sine qua non», subraya el alcalde. Alejandro, un vecino estacional, señala que sin internet no podría pasar el verano en el pueblo pues «desarrollo mi trabajo a través de internet».

La operadora es Redytel Wimax, una de las pequeñas compañías que junto a Telecomunicaciones Merino (Mylink) ha accedido a ayudas de la Junta de Castilla y León (y de la Unión Europea) para instalar tecnología inalámbrica asimétrica de al menos 30 megas a pequeñas localidades de menos de 500 habitantes.

«La instalación es muy simple y consta de una antena puesta en el techo de la vivienda a conectar y un router que provee exactamente los mismos servicios que los de cualquier operador tradicional. Normalmente se completa en dos horas o menos», explica Manuel Sánchez de Mylink.

La segunda fase del proyecto consiste en proporcionar wifi gratis en determinados puntos del pueblo. Valdealiso será el primer pueblo del proyecto Eslawifi en estrenar este servicio en las próximas semanas.

En colaboración con la Junta Vecinal se instalarán antenas en diversos puntos del pueblo, como son la fuente, la iglesia, la plaza, la rectoría y la campa de la fiesta. La señal la recibe la asociación cultural de Valdealiso en el tele club y desde ahí se reparte a los puntos señalados. El servicio supone una inversión de 2.500 euros. «Antes en los pueblos se construían depósitos de agua y ahora hay que tener ‘depósitos’ de megas», subraya Guillermo Viña.

El tele-club de Valdealiso, ubicado en la casa del pueblo, se convierte en el almacén de megas para este pueblo que durante el año apenas cuenta con 20 habitantes aunque en el verano multiplica por tres su población. «Si no hay internet, los niños no quieren venir al pueblo y si los niños no quieren, tampoco vienen los padres», apunta Francisco Berenguer, de la junta vecinal.

Valdealiso no se rinde a pesar de que la despoblación cabalga como un fantasma amenazador sobre este pueblo donde los adobes con los que construyeron muchas casas aún en pie hablan de un tiempo que parece remoto en la era de internet, pero que está a la vuelta de la esquina.

Con adobes se hizo la casa rectoral que pronto se convertirá en sede del tele-club y casa concejo. «Aquí hay que subir escaleras y allí hay más accesibilidad para la gente mayor», explica. «Cuando se construyó cada familia iba un día para aportar su trabajo», recuerda Alejandro.

Este año, a pesar de las mejoras, no se ve mucho ambiente en el pueblo. Ha pasado el meridiano de julio y son muchas menos las familias veraneantes que otros años. «Cuando faltan los abuelos y las casas quedan cerradas después es más difícil que la gente venga», admite Berenguer.

Según datos de la Dirección General de Telecomunicaciones de la Junta de Castilla y León, desde 2015 se ha dado cobertura en la provincia a 276 localidades y 131.617 personas (28,24% de la población) con ayudas convocadas por la Junta de Castilla y el Estado. En toda la Comunidad la conectividad se ha ampliado a 800 núcleos y 700.000 personas.

«Las administraciones tienen prohibido llevar directamente la banda ancha o conexión a internet ni dar cobertura de móvil a ningún punto del territorio», aseguran en la Dirección General de Telecomunicaciones de la Junta.

Desde hace dos años, la Unión Europea sólo permite subvencionar la extensión de redes ultrárrapidas, recuerda la Junta.

La fuente de Valdealiso tendrá wifi gratis. JESÚS F. SALVADORES

De la hacendera de adobes a la del wifi