miércoles. 17.08.2022

Menos calor...hasta mañana

Vuelve el verano leonés y se aleja la ola de calor que ha fulminado todos los récords durante esta semana. Las mínimas regresarán a los 16 y 17 grados habituales de las madrugadas estivales leonesas, aunque las máximas pueden escalar a partir de mañana hasta los 38 grados. Los termómetros empezaron a bajar ayer, aunque todavía por encima del umbral de la ola de calor como los 34,6 grados de máxima en La Virgen del Camino.
                      Un hombre se protege con un paraguas del sol que cae a plomo a primera hora de la tarde. LUIS TEJIDO
Un hombre se protege con un paraguas del sol que cae a plomo a primera hora de la tarde. LUIS TEJIDO

Fernando Valladares, ecólogo del CSIC dijo ayer en el telediario de TVE de las tres de la tarde que posiblemente este verano sea «el más fresco en lo que nos queda de vida» y criticó que, pese a que los científicos lo llevan advirtiendo desde hace años, no se han tomado medidas, como la reducción de emisiones de gases «que siguen aumentando».

La ola de calor que azota España y que se extiende por toda Europa con temperaturas nunca antes registradas, da un respiro a León tras una semana extraordinaria de plusmarcas en la provincia, tanto de mínimas como de máximas, nunca antes conocidas.

‘Tropical’ y ‘tórrida’ son calificativos nunca antes utilizados para referirse a las noches de verano de León. Lo que caracteriza esta ola de calor que hoy se rinde, de momento, para dejar paso a un verano más conocido, es que las mínimas han superado todos los récords de la historia en algunos puntos de la provincia, como La Virgen del Camino y Foncebadón.

Las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevén para hoy una bajada «notable» de temperaturas en León, como la define el delegado, Manuel Mora. El descenso se notará hoy tanto en las máximas como en las mínimas, que oscilarán entre una caída de ocho y diez grados las máximas y algo menos las mínimas. Este descenso término dejará hoy temperaturas de 29 grados de máxima y 14 de mínima en León y de 27 de máxima y 12 de mínima en Ponferrada. Pero Mora advierte: «Esa mejoría será transitoria». Mañana miércoles las temperaturas volverán a subir y seguirán en aumento progresivamente durante toda la semana, al menos hasta el lunes, donde previsiblemente volverán de nuevo a los valores normales del verano de León.

Aunque las temperaturas máximas volverán a la escalada de los 35 grados de mañana miércoles a los 37 ó 38 grados del jueves, la diferencia importante con esta ola de calor que ahora termina es que las noches serán más frescas, con mínimas ya más normales para las madrugadas estivales leonesas, que estarán entre los 16 y los 17 grados. «En las jornadas siguientes, al menos hasta el domingo, se espera que se mantengan valores similares, muy por encima de lo normal, aunque sin superarse valores históricos. Parece que a partir del lunes se producirá un descenso a valores normales, aunque aún es pronto para confirmarlo».

Los termómetros bajaron ayer hasta temperaturas más ajustadas a los veranos de León, aunque todavía «por encima del umbral de ola». Meteo Bedunia, de Noromet, destaca que el de ayer fue el décimo día de ola de calor en la provincia, donde se registraron máximas todavía muy altas como los 34,6 grados en La Virgen del Camino.

Las máximas temperaturas de la provincia se registraron en Caldevilla de Valdeón, que alcanzó los 36,3 grados, Gusendos de los Oteros, con 35,7; en el IES Juan del Enzina en León, con 35,4 grados; Cebanico, con 35,3. La Estación Meteorológica de Noromet en la Plaza de Regla, en la Catedral, registró una máxima de 34,3 grados, lejos de los 41 grados registrados el domingo en Ponferrada.

El domingo, 17 de julio, se alcanzaron récords como los 41,5º en Ponferrada; 42,3º en Pamplona Aeropuerto; 39,6º en Valladolid Aeropuerto; 38,2º en la Virgen del Camino; 40,8º en Salamanca; y 38,70 en Soria. Estas tres últimas temperaturas prácticamente empatan con el récord absoluto previo. También hubo récord de mínima absoluta en León, con 24,5º y en Segovia, con 26,7ºC. Ayer fue Burgos la capital que alzó su récord absoluto con 39,3º.

¿Qué es una ola de calor?

La segunda ola de calor de 2022 se da por concluida, aunque la semana seguirá marcada por las altas temperaturas, según avanzado la portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Bea Hervella. La diferencia del calor normal durante el verano a una ola de calor está en tres variables: intensidad, duración y extensión. «Las olas de calor más significativas suelen hacer solo una estas variables pero esta lo va a hacer en las tres y eso ya la convierte en algo excepcional»

La ola de calor más intensa en España fue la de agosto del año pasado, con una anomalía térmica de 4,1 grados centígrados, la más extensa, la de agosto de 2012, con cuarenta provincias afectadas; y la más duradera de la fue la de 2017, de nueve días. A falta de confirmación oficial, podría empatar previsiblemente con esta, augurado Hervella que matizado, que a pesar de que finalice el episodio de calor, esto no significa que no vaya a hacer calor, por lo que hace un llamamiento a los grupos más vulnerables, cuya salud se ve afectada por estos episodios de calor, como son los menores —que no cuentan con un sistema de termorregulación maduro—, los mayores, las personas con enfermedades preexistentes de carácter cardiovascular, respiratorio, renal y aquellos que padecen enfermedades neurodegenerativas, especialmente Parkinson.

Muertes

El Instituto de Salud Carlos III estima en 510 las muertes atribuibles a las altas temperaturas registradas en los siete primeros días de la ola de calor que se corresponden con el periodo que va del 10 de julio hasta el sábado 16, día en que se estima que murieron 150 personas por el calor.

Según la estadística del Sistema de Monitorización de la Mortalidad Diaria (MoMo) del Instituto de Salud Carlos III, las defunciones «observadas y estimadas» por causas atribuibles al exceso de temperatura tuvieron su pico máximo el sábado, con 150 fallecidos, mientras que el viernes hubo 123.

Entre los fallecidos se encuentra un hombre de 58 años y nacionalidad rumana que murió el viernes de una parada cardiaca provocada, en principio, por un golpe de calor, mientras trabajaba en una nave de Móstoles, según confirman fuentes de Emergencias de Madrid. También el viernes falleció un trabajador de la limpieza, de 60 años, tras sufrir un golpe de calor cuando realizaba labores de limpieza en la avenida de San Diego, en el barrio madrileño de Puente de Vallecas.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, dijo ayer que las muertes atribuibles al calor en los informes realizados por el Instituto Carlos III son una «estimación», y no «registros de defunción, que darían la causa concreta de la muerte».

Menos calor...hasta mañana
Comentarios