viernes 16/4/21
Solidaridad

Las herencias que Cáritas reparte con los leoneses más necesitados

Diez inmuebles entre un total de dieciocho, sumando los que tiene cedidos para sus fines sociales, han llegado a Cáritas a través de herencias de personas que quieren que su patrimonio contribuya a los programas que desarrolla en León con las personas más necesitadas.
Curso de camareros de piso en el centro de formación. DL

En la calle Hermanos Machado, en el barrio del Crucero, se encuentra el economato social de Cáritas. Este servicio, con casi siete años de existencia, proporciona la cesta de la compra, a un 25% de su valor, a personas en situación de extrema necesidad. En 2020 atendió a 189 familias, con un total de 663 personas convivientes.

El economato social se ubica en un local que la entidad compró hace años para destinarlo a centro de formación. Con el tiempo esta actividad se trasladó al centro de la ciudad, con la adquisición de un local en la calle González de Lama. «Tenía que ser homologado como centro de formación por la Junta de Castilla y León de acuerdo a unos requisitos», explica la directora de Cáritas Diocesana de León, Beatriz Gallego. Un total de 101 personas se formaron el año pasado para los certificados profesionales de atención sociosanitaria y camareras y camareros de piso.

Ficha de usuario

Para acudir al economato hay que disponer de una ficha que abren los servicios de Cáritas

Diez de los dieciocho inmuebles que la entidad usa para sus programas o tiene a disposición en León los ha recibido por herencia de personas que quieren que su patrimonio sirva para que Cáritas cumpla su misión social en la diócesis. Algunos donantes ponen una manda testamentaria específica. Y las que incluso reparten su patrimonio entre varias entidades. Es el caso de un piso de la calle Misericordia de León que ha sido legado a partes iguales a Cáritas Diocesana de León, Cruz Roja Española en León y Médicos Sin Fronteras. «Es una propiedad con inquilinos y cuando esté libre lo que haremos será venderlo, que es lo más práctico para las tres entidades», explica Gallego.

Fincas rurales

La venta es el destino pensado para dos casas heredadas por Cáritas en Los Barrios de Luna, «ante la dificultad para darles uso», comenta. Con el dinero de estas propiedades se financiarán programas de infancia y atención primaria (necesidades básicas como renta, luz, gas, alimentos...) como se hace actualmente con un piso que se recibió en herencia y está alquilado.

El programa de Infancia de Cáritas cuenta con tres ludotecas en San Francisco de la Vega, la Anunciata y San José, en Las Ventas, que pertenecen a las parroquias correspondientes. Sesenta niños y niñas reciben apoyo escolar, merienda y acompañamiento en juegos por personas voluntarias.

Futuros proyectos

Las personas sin hogar y los mayores en soledad son algunas de las prioridades de la entidad

Cáritas ha heredado recientemente dos casas en el casco antiguo, en las calles Tarifa y Convento, que en el futuro tiene previsto reformar y convertir en recursos para personas sin hogar y personas mayores en soledad, dos de los colectivos en los que ven una especial necesidad en los últimos tiempos, comenta Beatriz Gallego.

La casa de acogida de hombres procede de otra herencia. Se trata de un recurso de larga estancia para hombres en situación de extrema exclusión que cuenta con tres plazas.

Cáritas ha heredado cosas inmuebles de lo más variopinto, como dos garages en la calle Álvaro López Núñez y otro en la calle Padre Isla o un trastero en Moisés de León. «En este caso son alquileres que se invierten en los programas de atención primaria», señala la directora.

Crisis económica

Con la pandemia, las colas han vuelto a formar del paisaje de la entrada de Cáritas en Sierra Pambley

La entidad posee algún inmueble que ha cedido a otras organizaciones. Es el caso del local de la calle Gumersindo Azcárate, en el barrio de Las Ventas, que utiliza como guardería infantil el Hogar de la Esperanza que gestiona el Secretariado Gitano.

La entidad desarrolla muchas de sus actividades en locales cedidos por otras instituciones. La casa de acogida de permisos penitenciarios, situada en la calle Dámaso Merino, pertenece a la Diócesis de León, que cede gratuitamente este espacio para que hombres y mujeres que carecen de familia en León puedan disfrutar de salidas de la cárcel. Durante 2020, el número de personas usuarias ha caído a 36 personas, 30 hombres y seis mujeres, debido a que varios meses estuvieron suspendidos los permisos a causa de la situación epidemiológica. Esta casa cuenta también con aulas de formación.

Cáritas tiene una casa de acogida para mujeres en situación de vulnerabilidad en un piso cedido pro los Hermanos Maristas. El año pasado estuvieron bajo su techo diez mujeres y seis menores. Se trata de un recurso de larga estancia, que permite a las mujeres estabilizar su situación y salen cuando consiguen los recursos necesarios para vivir de manera independiente.

Cáritas tiene dos albergues en Cistierna y La Robla en locales que pertenecen a las parroquias. Con este recurso ofrecen comida y alojamiento a personas sin hogar que pasan por estos municipios y sus comarcas. El año pasado fueron atendidas un centenar de personas.

Por último, la sede de Cáritas, en la calle Sierra Pambley, es un inmueble que pertenece a la Diócesis cedido de forma gratuita a la entidad. En sus tres plantas están ubicadas las oficinas y los programas de atención directa a las personas.

Algunas Cáritas parroquiales también son destinatarias de patrimonio procedente de herencias. Durante la pandemia, Cáritas ha visto aumentar la demanda de sus servicios más de un 60%. En su último informe, Cáritas atendió a más de 4.500 personas y realizó casi 50.000 intervenciones con personas en riesgo de exclusión social.

Con la pandemia, las colas han vuelto a convertirse parte del paisaje de la calle Sierra Pambley a la puerta de su sede central donde realiza la atención primaria.

Las herencias que Cáritas reparte con los leoneses más necesitados