sábado 10/4/21

Herminio, el niño que quiso ser pastor, cumple cien años

Herminio Méndez, en la puerta de su casa. DL

Herminio Méndez Blanco, más conocido como Ovidio por amigos y familiares, cumple hoy un siglo de vida.

Nació en Ferradillo, Ayuntamiento de Priaranza del Bierzo, antes Ayuntamiento de San Esteban de Valdueza.

A Herminio, segundo de cuatro hermanos, no le gustaba ir a la escuela «y se iba de pastor con el ganado», cuenta su familia. Al contrario que su hermano, dos años más joven que él.

Con nueve años ya estaba de pastor con las ovejas y ayudaba en las tareas del campo. Una vida que le llenaba plenamente hasta que tuvo que cumplir el servicio militar, un periodo de cinco años que comenzó con 22 años y terminó con 27 en Gijón. De vuelta al pueblo contrajo matrimonio con Teresa, a los 28 años, una mujer con la que tuvo una hija, Teresa también de nombre como su madre. Desgraciadamente, Teresa murió en el parto.

Herminio, Ovidio para los amigos, estuvo viudo siete años hasta que conoció a Lucinda, su segunda esposa, con la que tuvo otros dos hijos más. Después de trabajar en el pueblo y empleado en las canteras de los alrededores, el matrimonio se hizo una casa en la localidad de la Martina en Ponferrada, donde ha vivido hasta hoy. Otra vez la tristeza ensombreció a la familia y a Herminio. Su segunda esposa falleció hacer dos meses.

Este centenario que quiso ser pastor cumple cien años y lo hace acompañado con el cariño de sus tres hijos, diez nietos y doce biznietos. «Lo que se puede llamar una vida plena y feliz. Y como a él le gusta decir: ¡De hoy en un año!», dice su familia para felicitarle el siglo de vida.

Herminio, el niño que quiso ser pastor, cumple cien años
Comentarios