lunes. 27.06.2022

Santiago Villares Alonso y Ermelita Fernández Franco, de Acebes del Páramo, encabezan una familia de donantes. Nunca se habían planteado que su sangre fuera necesaria para salvar vidas, pero la vida les puso la necesidad delante: «Cuando mi hijo, con 18 años, necesitó dos transfusiones de sangre a consecuencia de una hernia sangrante», explica quien ahora es el secretario general de la Hermandad de Donantes de Sangre de León.

«Me hice donante por este motivo y animé a mi mujer a que también se hiciera y alcanzó las 47 donaciones y luego dos otros dos hijos que tengo, uno sigue donando plasma y el otro sigue donando sangre», comenta. Santiago Villares alcanzó las 57 donaciones y fue donante hasta los 67 años, hasta que la salud se lo impidió. Actualmente tiene 74 años, al igual que su esposa. Ermelinda se quedó con la pena de no alcanzar las 50 donaciones, una cifra de gran donante.

El carácter altruista de la donación de sangre, que se implantó en 1972 en León con la creación de la Hermandad de Donantes de la Seguridad Social, como se llamó inicialmente, lo ejemplificó Ramiro Pinto, otro gran donante, con una sangre: «La sangre se dona para todo el mundo, hasta para el enemigo». El Día Mundial del Donante se celebra todos los 14 de junio en memoria de Una fecha elegida por ser la del nacimiento de quien ha sido un referente mundial en el campo de la hemodonación y transfusión sanguínea como fue el Premio Nobel Karl Lansteiner.

A Lansteiner se debe el gran hallazgo de los diferentes grupos sanguíneos, aunque no fue hasta los años 40 cuando se descubren los factores RH negativo y positivo que abrieron la puerta a transfusiones seguras en casos de vida o muerte, para paliar enfermedades y como fuente de las terapias moleculares más avanzadas en la actualidad.

«Me hice donante cuando mi hijo con 18 años necesitó sangre»
Comentarios