sábado. 13.08.2022

El activista sevillano Antonio Buenavida, que había solicitado al Sistema de Salud andaluz asistencia para morir debido a un cáncer terminal, se suicidó hace unos días tras considerar «inaceptable» la demora en los plazos para proceder a la eutanasia, según la presidenta de la asociación Derecho a Morir Dignamente, Isabel Torres.

Torres denunció ayer que el caso de Antonio Buenavida es el de un activista muy comprometido con asociaciones como Marea Blanca, que ha querido «poner encima de la mesa» las «trabas burocráticas» que están sufriendo estos pacientes desde que entró en vigor la Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia el 25 de junio de 2021. Según Torres, Antonio Buenavida, con un cáncer terminal, tardó diez días en conseguir un médico de referencia, algo que no debe tardar más de 48 horas, y casi un mes en contactar a un facultativo consultor.

En un caso como el suyo se podrían «haber acortado los plazos, pero no fue así» y al final entra en el mismo tiempo que la mayoría de los solicitantes, «con hasta ocho meses de espera y en algunas ocasiones con personas muriendo antes de que se le apruebe la eutanasia», ha señalado Torres.

Andalucía cuenta desde 2021 con la Comisión de Garantía y Evaluación para la prestación de ayuda a morir, pero, según señala Torres, la agilidad de la comunidad en la gestión de los expedientes sigue siendo insuficiente.

Un hombre se suicida ante la demora en la aprobación de su eutanasia
Comentarios