viernes 3/12/21
Difícil situación económica

Los hosteleros preparan su propia batalla judicial

Se sienten atosigados sin compensaciones y planean reclamaciones patrimoniales

El comercio alerta de cierres y destrucción de empleos

Personas en una terraza minutos antes de las ocho. FERNANDO OTERO

La Asociación de Hostelería de León ultima una reclamación judicial contra las administraciones por las continúas medidas restrictivas que a lo largo de la pandemia han ido recayendo sobre las espaldas de estos negocios sin compensaciones. Aseguran que se estudiará caso por caso con los servicios jurídicos y presentarán tantas reclamaciones patrimoniales como secunden los hosteleros por impedirles trabajar. «En Navidades vinieron 93.000 personas a León según demostró el estudio de la geolocalización de los móviles y el 75% de los contagios se producen en el ámbito sociofamiliar, entonces la pregunta es ¿sirven para algo las medidas de recorte de horario y espacio a los hosteleros o más bien para acabar con los negocios?, porque nos están llevando a una muerte lenta», asegura la gerente de la asociación, Paula Álvarez.

Respecto al último rifirrafe entre la Junta y el Gobierno por el cierre a las ocho de la tarde en lugar de a las diez de la noche, la asociación de Hostelería recomienda cumplir el boletín autonómico para evitar sanciones, aunque consideran que claramente «es ilegal», porque la normativa nacional del toque de queda prima sobre la medida de la Comunidad. Estarán atentos al desenlace del recurso, pero mientras se resuelve lo que están diciendo a los hosteleros leoneses es que no se expongan a posibles multas que hundirían más su situación económica.

«Lo que digan los jueces tendremos que acatarlo, pero la intención de la Junta es clara, y si finalmente no les dejan rebajar el toque de queda a las ocho de la tarde, pues incidirán en el horario de los establecimientos, que es una materia sobre la que sí tienen competencias. En cualquier caso, el adelanto a las ocho se notó menos este fin de semana porque el frío ya se encargó de echar para casa a la gente», estima.

Álvarez considera que la Junta se equivocó en la medidas de Navidades «y lo advertimos por activa y por pasiva, porque nos temíamos que era una pequeña trampa de mostrar apertura para luego imponer medidas más duras de cierre como ha ocurrido». En la última reunión con el vicepresidente autonómico, Francisco Igea, el también portavoz del Gobierno de la Comunidad «nos indicó que no éramos culpables de la situación de expansión del virus y prometió 20 millones de euros de ayuda directa», recuerda. Así que esperan «que cumpla esa promesa económica».

Por su parte, el representante del Comercio en la Cámara, José Manuel Alonso, admite que la situación que se ha producido este fin de semana «es caótica y de desconcierto absoluto, porque se enfrentan hasta las administraciones que deben dictar las normas», lo que, a su juicio, constituye un «sinsentido». Advierte que el cierre de centros comerciales y el recorte horario provocará una cascada de cierre de establecimientos y de destrucción de puestos de trabajo, porque los comerciantes «tras tantos varapalos no pueden sostener a los empleados ni sus negocios». Alonso valora ante el cierre a las ocho de la tarde «que igual da ya la destrucción de un 30 o un 33% de negocios, porque lo preocupante es la gravedad del panorama al que han abocado a los comercios al limitar horarios y afluencia de público».

También indica que el sector ya está pensando en «manifestaciones y protestas para que, al menos, nos escuchen, porque el futuro se presenta muy complicado con las medidas impuestas por las administraciones a estos negocios».

Los hosteleros preparan su propia batalla judicial
Comentarios