jueves 21/10/21
En Galicia

Hosteleros sacan cacerolas y cirios ante las nuevas restricciones de la Xunta

soc

 

Hosteleros durante la manifestación este lunes frente a la sede de Lehendakaritza. ADRIÁN RUIZ-HIERRO
Hosteleros durante la manifestación este lunes en País Vasco. ADRIÁN RUIZ-HIERRO

Los hosteleros de Santiago de Compostela han organizado este lunes un acto de protesta ante la residencia oficial del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en la capital gallega para mostrar su disconformidad con las nuevas restricciones de aforo decretadas para este sector por el Gobierno gallego a causa del repunte de contagios de covid-19 durante las fiestas navideñas.

Reunidos en torno a una gran faja con el lema “Plan de Rescate Ya!”, los participantes en la protesta, que ha reunido a alrededor de 250 personas, han protagonizado una sonora cacerolada en la que también ha podido verse a alguno de los asistentes portando cirios que representaban la inminente muerte de este sector.

En el suelo incluso se ha depositado algún ataúd de cartón con inscripciones, mientras que los manifestantes han entonado consignas como “Alberto, Alberto, quiero el bar abierto” para demandar una rectificación de las decisiones adoptadas o, al menos, ayudas para paliar el impacto de las mismas.

A lo largo de las últimas semanas, la Xunta ha ido incluyendo a cada vez más municipios en el nivel máximo de alerta, lo que supone que estos establecimientos tengan que cerrar a las cinco de la tarde y únicamente puedan ofrecer servicio de terraza.

Estas condiciones, en palabras de Lois López, directivo de la Asociación Hostelería Compostela, son en realidad “cierres encubiertos” de los bares y restaurantes, dado que “no es factible” sacar rentabilidad de estas condiciones en pleno invierno en Galicia.

Por este motivo, ha afirmado que restricciones “más severas no puede haber” y ha recalcado que las nuevas medidas “solo atacan al sector de la hostelería cuando está demostrado que no es en la hostelería donde se produjeron los brotes, y mucho menos estos de Navidad”, dado que se ha trabajado en torno a un ochenta por ciento menos que en las mismas fechas de 2019.

Así pues, López ha zanjado que las nuevas restricciones “son desproporcionadas e injustas” y ha reclamado las “indemnizaciones correspondientes para mantener las empresas y los puestos de trabajo”.

El representante del sector hostelero no ha podido cifrar el número de establecimientos cerrados en el último año a causa de la pandemia, aunque sí ha precisado que “una parte muy grande” de los que quedan viven con esta amenaza, puesto que “hay una falta de liquidez muy grande y las empresas están al borde de la quiebra”.

Para subsanar esta situación ha demandado una vez más ayudas directas al sector, sobre las que –preguntado por la cifra aproximada- ha respondido que deberían ser de por lo menos 30 millones de euros, además de compensar las que no fueron entregadas en un primer momento, ya que las de la convocatoria previa “fueron muy escasas y dejaron a mucha gente fuera”.

Hosteleros sacan cacerolas y cirios ante las nuevas restricciones de la Xunta
Comentarios