viernes. 03.02.2023
EL DÍA DE LAS SORPRESAS

«Hoy es el día para que padres y madres se tiren al suelo y jueguen»

Hay juegos que favorecen la creatividad, la socialización o la inteligencia «pero otros no sirven»
                      Los hogares de León amanecen hoy con los juguetes que dejan los Reyes Magos a los niños y niñas. SECUNDINO PÉREZ
Los hogares de León amanecen hoy con los juguetes que dejan los Reyes Magos a los niños y niñas. SECUNDINO PÉREZ

Las familias españolas gastaron unos cien millones de euros en comprar juguetes entre el 2 y el 5 de enero de este año, lo que supone más del 10 % de la facturación anual nacional. Esa es la expectativas de la patronal juguetera que espera cerrar el año 2022 superando los 1.600 millones de euros de ventas, lo que supondría entre un 2 y 3 % más que los 1.568 contabilizados el pasado ejercicio, según informa a Efe la presidenta de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ), Marta Salmón. Pero ¿está siempre bien empleado ese dinero?.

El decano del Colegio de Psicólogos de Castilla y León, Jaime Gutiérrez, opina que los juguetes «influyen, sin determinar» en el carácter de los niños y niñas «que aprenden jugando y es una manera de adquirir normas». Pero todo depende del tipo de juego. «Hoy es el día en que los padres y las madres se tiren al suelo y jueguen con sus hijos».

«Hay juegos que no sirven ni para fomentar la creatividad ni la inteligencia, que llevan al absurdo, por eso es importante la elección que se haga y siempre teniendo en cuenta la edad de los niños y las niñas», asegura el psicólogo, que aconseja a las familias dejar que sean las criaturas las que elijan el juego al que dedicarán hoy el día. «Hoy habrá muchos juguetes en las casas y serán los menores los que seleccionen a los que dedicar su atención. Hay que dejarles que jueguen, que elijan, porque siempre que están jugando en libertad están imaginando cosas y eso es bueno». Y no dirigir. «Las costumbres sociales han cambiado mucho y eso se nota en la publicidad de los juguetes, cada vez menos sexistas. Ya nadie se escandaliza si un niño pide una muñeca».

Control digital

Los psicólogos instan a las familias a ponerse las pilas y no delegar en sus hijos toda la tecnología

Además de la inteligencia y la creatividad, los juegos enseñan normas de educación y socialización. El ejemplo más popular el fútbol, «un juego que enseña a respetar las normas pero que puede tener el efecto contrario cuando los progenitores lo viven con agresividad».

El sistema educativo recurre al juego en las primera etapas de la vida para ensañar las materias y siempre se recurre al trabajo en equipo. «Cuanto más individualista sea el juego menos se fomenta la sociabilidad y cuanto más colaboración requiera la actividad mejor se aprenden las normas».

"Hay juegos que fomentan la creatividad o la inteligencia y otros ninguna de las dos»- JAIME GUTIÉRREZ, COLEGIO DE PSICÓLOGOS

Las actividades lúdicas de los menores han cambiado con el paso de los años y han trasladado las actividades que se hacían en libertad en la calle, con las normas establecidas por la propia prole, sin la vigilancia constante de un adulto, a la protección y el acompañamiento cuando la actividad se realiza al aire libre. «El problema de las grandes ciudades es la despersonalización. Antes los vecinos se conocían y vívían en comunidad para protegerse, ahora cada uno tiene que proteger a los suyos».

                      DL6P34F2-19-39-53-5.jpg
Jaime Gutiérrez. DL

A las consultas de los psicólogos llegan cada vez más menores con dependencia a la tecnología. «Y siempre vienen tarde, cuando cuesta mucho trabajo la terapia de deshabituación. Los progenitores tienen que estar muy atentos si el menor se pone agresivo y toma el control de los mandos de la tele, por ejemplo. Yo he conocido a padres y madres que tienen que marcharse a la cocina a ver la tele porque sus hijos toman el control de la tele del salón, y eso no es lo que hay que hacer. Los Reyes Magos traen móviles y pantallas y es una buena idea que junto al paquete dejen una carta que diga que esa tecnología es de papá o de mamá, que lo ceden durante un tiempo a sus hijos. Es una forma sencilla de gestionar el tiempo». Insta a los padres «a ponerse las pilas con la tecnología» porque «son huérfanos digitales» que no pueden estar al amparo de un niño «para que les actualice el teléfono o los instale los programas. No se puede delegar esa responsabilidad en un niño».

«Hoy es el día para que padres y madres se tiren al suelo y jueguen»
Comentarios